Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bas Nijhuis, un árbitro muy familiar

El árbitro que dirigirá el partido de vuelta de la fase preliminar de la UEFA Europa League entre el Valencia y el Stabaek del próximo jueves, Bas Nijhuis, comenzó a pitar a los 15 años por tradición familiar. Con 32 años ya lleva seis años pitando al máximo nivel europeo.
El holandés, a sus 32 años, es el colegiado más joven de Holanda, y uno de los de mayor proyección en la UEFA. Nijhuis ya ha estado en la fase de grupos de la Liga de Campeones y de la Copa de la UEFA como cuarto árbitro. Además fue uno de los elegidos para pitar encuentros en el pasado campeonato de Europa Sub-19 que tuvo lugar en Ucrania.
 Nijhuis sigue los pasos arbitrales de su padre y de algunos otros miembros de su familia. "Iba a todos lados con él cuando era pequeño, y ahora él viene por toda Holanda conmigo", indicó el colegiado.
El holandés ya lleva seis temporadas como árbitro en la Eredivise. "Solía ir a los partidos a ver a los árbitros, así que automáticamente me convertí en uno", dijo para justificar su vocación.
Nijhuis recordó que comenzó a los 15, "una edad muy temprana", y jugó al fútbol hasta los 19. "Fue una decisión difícil dejar de jugar, porque en un equipo estás con tus amigos, pero si eres árbitro estás solo", señaló y eso es "muy diferente", añadió.
El colegiado contó como anécdota que al principio dirigía partidos juveniles y tenía que arbitrar a sus amigos. "Una tarde después de un partido, les vi en el bar y tuve que invitar a una ronda porque de otra forma no me hubieran hablado", comentó. "Todo eso ha cambiado. Al principio mis amigos pensaron que estaba loco, pero ahora me piden venir conmigo a los partidos", finalizó.
Nijhuis sólo ha dirigido un partido a un equipo español en toda su carrera. Fue el encuentro de vuelta de la tercera ronda de la Copa Intertoto en el que el Deportivo de La Coruña ganó por 1-0 al Bnei Sakhnin.