Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Biobanco Vasco para la Investigación ha sido el primero que se ha acreditado en el Registro Nacional de Biobancos

El Biobanco Vasco para la Investigación, O+Ehun, ha sido el primero en España que ha recibido la autorización de funcionamiento e inscribirse en el Registro Nacional de Biobancos. Un hecho por el cual le han felicitado el Instituto de Salud Carlos III y el coordinador de la Red Nacional de Biobancos, Manuel Morente.
Esta acreditación, imprescindible para funcionar como biobanco, certifica a aquellos biobancos que cumplen los requisitos en gestión de calidad, trazabilidad o bioseguridad, expuestos en la Ley de Investigación Biomédica y en el Real Decreto de Biobancos, publicado en noviembre de 2011, y cuyo registro se abrió el pasado 2 de junio.
De hecho, O+Ehun es el único biobanco en red de toda España con una logística tan completa que permite recoger, procesar, almacenar y transferir muestras biológicas de varios tipos: ADN procedente de células sanguíneas, tumores procedentes de biopsias y cerebros y otros órganos procedentes de autopsias.
"Desde que conocimos los requisitos en 2011 hemos trabajado en adaptarnos, lo que nos ha permitido acreditarnos los primeros", ha señalado el director científico del Biobanco Vasco, Roberto Bilbao.
No obstante, O+Ehun fue el primer biobanco en recibir la acreditación de su comunidad autónoma para empezar a funcionar, dos años antes de que se publicara el Real Decreto que define el Registro Nacional de Biobancos. Además, fue pionero en dar cobertura a todo el sistema sanitario de una comunidad autónoma y no sólo de un hospital, un modelo que ya se ha extendido a otras tres comunidades autónomas.
MEDIO MILLÓN DE MUESTRAS
El Biobanco Vasco, creado en 2004 al amparo de la Fundación Vasca de Investigación e Innovación Sanitarias (BIOEF), es la herramienta de Osakidetza para la gestión en red de las muestras biológicas generadas con fines de investigación, y la incorporación de aquellas colecciones de muestras ya existentes.
Actualmente almacena más de medio millón de muestras biológicas, que corresponden a más de 300 procesos patológicos, aunque la mayoría de ellas proceden de sujetos sanos y son utilizadas en los estudios científicos como muestras de control para contrastar los resultados obtenidos en las procedentes de sujetos enfermos.
Su ritmo de actividad es "considerable" ya que durante el último año, ha transferido más de 4.000 muestras biológicas a 42 proyectos de investigación, solicitados por 26 unidades de Investigación y Desarrollo públicas y privadas.