Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blecua afirma que el Diccionario elimina aspectos machistas porque "la mujer ha dejado de ser el género débil"

La 23 edición del Diccionario de la Lengua Española ha llegado este jueves a las librerías españolas cargado de algunas novedades que se adaptan a la situación actual, entre las que destacan las referentes a lo masculino y lo femenino, puesto que, tal y como señala el director de la Real Academia Española (RAE), José Manuel Blecua, "la mujer ha dejado de ser el género débil".
Según ha indicado Blecua durante una entrevista concedida a Europa Press, hasta ahora determinados usos de la lengua que muchos sectores voces ciudadanas han calificado como machistas "estaban documentados". Ahora, "ha cambiado el uso de masculino y femenino" y esto se refleja en la nueva edición del DRAE. "La Academia vive en su sociedad y, como todo hablante que vive en la sociedad, escucha lo que la sociedad le dice", recalca.
En concreto, el término "femenino" ya no incluirá en este nuevo Diccionario la acepción de "débil, endeble", del mismo modo que masculino ya no equivaldrá a "enérgico". "Evitar se puede evitar todo, pero no forma parte de las normas de la lexicografía evitar el machismo", ha aclarado.
Sin embargo, Blecua señala que hay otros aspectos que generan malestar entre algunas personas y que no se van a poder cambiar. Ese es el caso de "gitanada" o de "judiada", dos términos que "existen en la lengua con un funcionamiento perfecto" y que, según precisa, "no van contra los gitanos o los judíos".
En este sentido, admite que ha recibido quejas de Uruguay para cambiar la acepción de la expresión "trabajar como un negro". "¿Qué pondremos entonces, trabajar como un chino? La lengua tiene una serie de expresiones que en modo alguno son atacantes a una raza o color de piel. No se tienen que sentir aludidos", ha dicho el director de esta institución.
En el ámbito social, también destaca la inclusión de otra acepción de matrimonio: "En determinadas legislaciones, la unión de dos personas del mismo sexo", tal y como señala el Diccionario. El "problema" se encuentra, según admite Blecua, en que "no todos los países del mundo tienen la misma legislación". En cuanto a posibles discrepancias respecto a esta definición, el director de la RAE cree que "no se puede molestar a la gente porque se habla de legislaciones existentes".
La crisis económica también deja huella en esta nueva edición y palabras como "mileurista" o acepciones como "prima de riesgo" aparecen como novedad en este Diccionario. Después, admite Blecua, tendrán que ser cambiadas, al tiempo que la sociedad también lo haga. Según recuerda, la definición de 'dólar' era "moneda de plata de Estados Unidos que al cambio vale 425 pesetas. Esto, al final, provoca irritaciones en el usuario", indica.
ANGLICISMOS: "PSEUDO CREENCIA" DE EXOTISMO
La nueva edición del Diccionario de la lengua española amplía el número de extranjerismos y se revisan los ya existentes. En especial, tal y como destaca Blecua a Europa Press, se incluyen aquellos relacionados con la nanotecnología, que hasta ahora no habían aparecido.
Blecua cree en determinados campos es "casi imposible" que no aparezcan los anglicismo", especialmente en la ciencia, la técnica o la informática, puesto que "forman parte del conocimiento en el que solo se usa el anglicismo".
Preguntado por su abuso en otros ámbitos menos especializados, el director de la RAE cree que es "una pseudo creencia que el inglés es más exótico, al producir un efecto propagandístico mayor". No obstante, no cree que esto perjudique al castellano, ni tampoco que aporte. "Son mundos distintos. No tiene nada que ver lingüísticamente que un restaurante tenga un elemento en inglés con el funcionamiento de la lengua como comunicación", apunta.
Respecto a la posibilidad de que esta edición sea la última que se imprime en papel, Blecua no da una respuesta definitiva: "es posible que sí, es posible que no". A pesa de esa duda, personalmente Blecua tiene claro cuál es su deseo. "A mí sí me gustaría", subraya.
El director de la RAE precisa que no tiene "ningún recelo" hacia el libro electrónico y de hecho afirma que en uno de los teléfonos móviles que lleva en el bolsillo tiene el Diccionario de la lengua española. Su futuro, señala, "lo decidirá la evolución". "¿Quién sabe lo que va a pasar dentro de 12 años?", se pregunta el director, quien a pesar de los avances tecnológicos confía en que existirá, "aunque de manera residual".
José Manuel Blecua, quien trabajó como profesor de instituto durante varios años, cree que, a la luz de los resultados de los informes PISA, la comprensión lectora y la expresión de los alumnos "deja bastante que desear". En su opinión, este es un problema "puramente educativo" y considera "gravísimo" que no se haya logrado un pacto en este sentido.
Del mismo modo, encuentra "peligrosas" las "generalizaciones" que se hacen cuando se dice que "hoy se habla peor", en especial cuando quienes las pronuncian no han estado en un aula. "Son declaraciones gravísimas, no se pueden hacer alegremente. Los estudiantes de Bachillerato son millones", señala.