Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Boda real en EEUU

La mansión Astor, situada en Rhinebeck, al norte de Nueva York, y en la que se celebrará la boda de Chelsea Clinton. Foto: Gtrestelecinco.es
La Mansión Astor, en un pueblo al norte del estado de Nueva York ha sido el lugar elegido por Chelsea Clinton, hija de Bill y Hillary Clinton, para celebrar la que es la boda del momento en EEUU.
Chelsea Clinton, de 30 años, y su prometido Marc Mezvinsky, de 33, contraerán matrimonio el próximo 31 de julio en una celebración que tiene todos los ingredientes para convertirse en , a pesar de que este país no tenga monarquía y que la novia sea la hija de un ex presidente y una actual Secretaria de Estado. lo más parecido a una boda real en EEUU
El secretismo de esta boda, reservada a los más allegados ('apenas' 400 personas, ya que la novia exigía conocer a todos los invitados) y a la que no acudirá Barack Obama, no hace más que incrementar los rumores y las especulaciones para alimentar el revuelo mediático que se ha generado en torno a ella.
En el último momento se ha revelado por fin el lugar donde se celebrará el enlace. Lugar que se ha convertido en el actual centro de la noticia al otro lado del Atlántico. Se trata de la mansión Astor, una edificación blanca de estilo neoclásico, perdida entre verdes parajes y con vistas al río Hudson. Está situada en Rhinebeck, un pequeño pueblo al norte del estado de Nueva York. A pesar de que su situación y difícil acceso no es la más deseada por los invitados a una boda, ésta sí permite a los novios lograr la discreción que desean.
Este antiguo casino que formaba parte de otra mansión que ardió en un incendio, fue comprada por un matrimonio en 2005 en bastante mal estado por tres millones de dólares y está actualmente a la venta, restaurada y por doce millones.
En las fotografías aéreas tomadas por los helicópteros que sobrevuelan estos días el edificio ya pueden verse las carpas blancas que acogerán la celebración y que impiden que los paparazzi capten cualquier instantánea de la fiesta.
Dos periodistas noruegos, sin embargo, lograron hace unos días burlar las medidas de seguridad y entrar en la mansión. Finalmente fueron detenidos.