Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Boris Becker anuncia un nuevo compromiso, tres meses después de dejar a su novia

La agitada vida amorosa del ex tenista Boris Becker, de 41 años, vuelve a estar de actualidad, después de que éste haya anunciado que se casará el 12 de junio con la holandesa Lilly Kerssenberg, tres meses después de romper con su prometida, Sandy Meyer-Wölden.
Becker y Kerssenberg mantuvieron una relación amorosa durante tres años pero se separaron hace uno. El ex deportista vivió entonces un corto romance -con anuncio de boda incluido- con la hija de quien fuera su representante, Axel Meyer-Wölden, 16 años más joven que él.
"El año pasado me perdí un poco", afirma ahora Becker en alusión a sus escarceos con Sandy, que terminaron mediante un frío mensaje de teléfono móvil (SMS) el pasado mes de noviembre.
El ex tenista compareció anoche con su nueva prometida en un programa de la segunda cadena de la televisión pública (ZDF) donde hizo pública la fecha del enlace, que tendrá lugar en St. Moritz.
"Hemos pasado por altibajos. Me ha vuelto a aceptar y no quiero dejarla marchar nunca más", apuntó el ex tenista.
El pasado mes de agosto, Becker se comprometió con Meyer-Wölden, la primera novia rubia que se le conoce, después de que tanto su ex mujer, Barbara Feltus, como sus sucesivas novias, Kerssenberg incluida, fueran en su mayoría negras o mulatas.
Becker tiene dos hijos de su matrimonio con Barbara, Noah Gabriel y Elias Balthasar, de 14 y 9 años respectivamente, así como una hija, Anna, también de ocho años, fruto de su relación fugaz con la modelo rusa Angela Ermakova.