Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil jugará su cuarta final, EEUU la primera

Final inédita en la historia de la Copa Confederaciones. FOTOS: Archivo.telecinco.es
La pentacampeona mundial, Brasil, y la 'novata' Estados Unidos se enfrentarán el próximo domingo, en Johannesburgo, por el título de campeón de la Copa Confederaciones. El balance entre ambas selecciones es desigual: La 'canarinha' ha jugado la final en cuatro ocasiones y es la vigente campeona. Para EEUU será la primera.
Hasta ahora, de las siete anteriores ediciones disputadas, la selección brasileña se ha llevado el título en dos ocasiones, siendo además la vigente campeona ya que lo conquistó en Alemania 2005 al derrotar en la final a Argentina (4-1).
Con anterioridad, el combinado brasileño se había alzado con la competición la edición de 1997, disputada en Arabia Saudí, derrotando en la final a Australia; mientras que había perdido la final de México, en 1999, ante la selección anfitriona. Su peor aparición la tuvo en la Copa Confederaciones de Corea y Japón de 2001, en la que terminó en la cuarta posición.
Para Estados Unidos se trata de su primera final en la competición de los 'campeones'. Hasta ahora, a lo máximo que había llegado es al tercer puesto, que logró en la Copa Confederaciones de México 1999 y en la de Arabia Saudí 1992.
Del equipo de Brasil, entonces dirigido por el seleccionador Carlos Alberto Parreira, que se hizo con la Copa de las Confederaciones 2005, están en la actualidad en tierras sudafricanas, y por tanto pueden repetir título, Lucio, Gilberto Silva, Robinho, Kakà, Gomes, Maicon, Juan, Luisao y Julio Baptista.
Alves, decisivo
No ha tenido demasiados minutos en el torneo y se ha visto desbordado por el gran momento de forma de su compañero y rival en el puesto, Maicon, pero el barcelonista Daniel Alves se convirtió por derecho propio en la estrella de la semifinal ante Sudáfrica. Un zapatazo suyo en el 88' metió a Brasil en la final.
"El gol ha sido impresionante", afirmó el brasileño al final del partido. Alves reconoció que lo único que quiere es "jugar y ayudar al equipo. Cuando estás en el banquillo tienes unas ganas enormes de entrar y hoy era uno de esos días. Lo más importante es ser útil para el equipo y tratar de sumar desde cualquier posición".
Alves no escondió su deseo de haber jugado la final contra España y se mostró triste por sus compañeros del Barça, pero recordó que en este tipo de competiciones no hay ningún rival que no tenga sus posibilidades: "El partido de de España ha supuesto para nosotros una lección de cara al encuentro ante Sudáfrica y también nos va a servir de lección para la final del domingo".
JNP