Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México logra el oro en fútbol al vencer a Brasil por 2-0

México, oro en fútbol en los JJOOEfe
La selección de fútbol brasileña ha vuelto a tropezar en una final olímpica y ante la posibilidad de colgarse el oro, ésta vez ante México y ha perdido una nueva oportunidad de conseguir la gloria olímpica, por lo que no defenderán el título en la próxima cita de los Juegos, que tendrá lugar en Río de Janeiro y de la que serán anfitriones.
La pentacampeona del mundo consigue, con esta nueva plata, idéntico número de medallas pero ninguna de ellas dorada. Brasil suma una plata a las conseguidas en Los Angeles 1984 y Seúl 1988, a lo que se añaden los bronces de Atlanta 1996 y de Pekín 2008; en un buen palmarés, pero alejado de la gloria que caracteriza a la mejor nación futbolística de todos los tiempos.
Es precisamente esa última cita la que prácticamente obligaba a la 'canarinha' a colgarse la presea dorada. A una generación envidiable se sumaban jugadores de talla internacional como Neymar, Hulk, Marcelo, Lucas Moura, Ganso y Alexandro Pato. El aliciente era devolver el golpe sufrido en Pekín, cuando la selección argentina de Tévez, Di María, Agüero y Riquelme dirigida por Marcelo Bielsa goleó a los brasileños por 3-0 en cuartos.
Con las grandes favoritas, España, Gran Bretaña y Uruguay fuera antes de las semifinales, el último escollo de la gran favorita se presentaba con las siempre temibles jóvenes hornadas de los mexicanos. Aún así, nadie pudo presagiar que a los 30 segundos, Oribe Peralta adelantaría a los suyos. El delantero del Santos Laguna volvió a marcar en el 75, pero Hulk trajo en el minuto 91 el gol de la esperanza.
Si el héroe llevaba careta mexicana, el villano sería 'canarinho'. Óscar falló un balón que sólo tuvo que empujar con la cabeza para unirse a Neymar como los protagonistas de la decepción, una más, de la selección olímpica brasileña.