Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Britney Spears, demandada por su antiguo representante

Britney Spears y Sam Lutfi en una imagen de archivo. Foto: APtelecinco.es
El antiguo manager de Britney, Sam Lutfi, asegura que la familia Spears le agredió y le sumieron en una situación de angustia.
"Jamie y Lynne lanzaron una campaña de mentiras y de intimidación diseñada para destruir a Lutfi y sacarle de la vida de Britney", afirman los documentos de la demanda, en los que se asegura que el ex representante se vio forzado a la vía judicial para defenderse de "los persistentes ataques de los padres de Spears".
Desde la familia de Britney las cosas se ven de manera muy diferente. El pasado 30 de enero, el padre de la cantante obtuvo una orden de alejamiento contra Lutfi, a quien culpa de acosar a su familia.
El ex agente de Britney Spears, por su parte, señala que el libro publicado por la madre de la artista, 'Through the Storm', dañó su reputación al hacer alegaciones sobre un supuesto control de Lutfi sobre la vida de la cantante.
Unas acusaciones que el demandante califica de "mentiras e invenciones". "Desde la publicación del libro, Lutfi ha sido objeto de ridículo y desprecio, así como centro de numerosas amenazas de muerte procedentes de los entregados seguidores (de Spears)", explica.
Incumplimiento de contrato
El representante ha denunciado además que en enero de 2008 el padre de Britney golpeó al demandante en el pecho, lo que afectó a su "sistema nervioso y a su persona".
Además, el ex representante le reclama un 15% de sus ingresos en virtud de un acuerdo que tenía con ella. Lutfi asegura que este pacto quedó plasmado en un mensaje de texto en el que Spears reconocía la existencia de ese contrato.
El abogado de Lutfi, Bryan J. Freedman afirma que hay "evidencias abrumadoras de testigos independientes" a favor de la posición defendida por su cliente. BQM