Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas investiga a Canal+ España y otras TV de pago europeas por cláusulas de exclusividad territorial en filmes

Almunia dice que en el caso del fútbol estas restricciones ya se están eliminando tras una sentencia del Tribunal
La Comisión Europea ha lanzado este lunes una investigación formal para examinar si las cláusulas de exclusividad territorial en los acuerdos de licencia entre los grandes estudios cinematográficos estadounidenses y las principales televisiones europeas de pago, entre ellas Distribuidora de Televisión Digital (DTS), propietaria de Canal Plus, vulneran las normas de la UE en materia de competencia.
Además de DTS en España, la investigación cubre también a BSkyB (Reino Unido), Canal Plus (Francia), Sky Italia (Italia) y Sky Deutschland (Alemania). Y se refiere a los acuerdos firmados con los estudios Twentieth Century Fox, Warner Bros, Sony Pictures, NBCUniversal y Paramount Pictures.
El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha dicho que la investigación no cubre el fútbol de pago porque tras un fallo del Tribunal de Justicia de la UE en octubre de 2011 que declaró ilegales las cláusulas de exclusividad territorial, éstas "se están eliminando o han sido eliminadas", mientras que en el sector audiovisual permanecen.
"No estamos cuestionando la posibilidad de conceder licencias sobre una base territorial ni intentando obligar a los estudios a vender los derechos sobre una base paneuropea --ha aclarado Almunia--. Nuestra investigación se centrará en restricciones que impiden la venta del contenido en respuesta a peticiones no solicitadas de televidentes en otros Estados miembros o en los abonados ya existentes que se mudan o viajan al extranjero".
El objetivo de la Comisión es que un ciudadano que resida en un país miembro de la UE pueda "contratar un servicio de televisión de pago para ver películas u otros contenidos audiovisuales con independencia del país donde esté establecido este servicio".
La apertura del expediente no prejuzga el resultado de las pesquisas, sino que significa que la Comisión va a dar prioridad a la investigación del caso, según ha informado en un comunicado.
Las disposiciones que cuestiona Bruselas son las que conceden la "protección territorial absoluta", es decir, garantizan que las películas concedidas bajo licencia por parte de los estudios estadounidenses se difundan únicamente en el Estado miembro donde la plataforma de TV emite por televisión e Internet. Estas películas no pueden emitirse fuera del Estado miembro en cuestión, incluso si llega una petición de gente que quiera abonarse en otros Estados miembros.
La Comisión cree que estas cláusulas podrían infringir las reglas de la UE en materia de cárteles y abuso de posición dominante, que prohíben los acuerdos cuyo objetivo sea restringir la competencia.
El Tribunal de Justicia de la UE ya dictaminó en octubre de 2011 que los acuerdos de exclusividad territorial para la retransmisión de partidos de fútbol en plataformas de pago son ilegales. La sentencia apuntó que estas cláusulas eliminan toda competencia entre diferentes organismos de radiodifusión en el ámbito de dichos servicios, compartimentando los mercados nacionales según las fronteras nacionales.
Los jueces afirmaron además que estas disposiciones no pueden justificarse por la necesidad de garantizar una remuneración apropiada a los titulares de los derechos, ya que ésta puede calcularse teniendo en cuenta la audiencia real y potencial tanto en el Estado miembro de emisión como en cualquier otro Estado miembro de recepción.