Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Busquets no acaba el entrenamiento por una sobrecarga muscular

El buen ambiente preside cada entrenamiento de la Selección. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
La Selección española ha realizado su primer entrenamiento en en el Olympiapark stadion, un campo de rugby acondicionado de Rustenburgo, de cara al debut en la Copa Confederaciones que se producirá el próximo domingo ante Nueva Zelanda. Sergio Busquets, centrocampista internacional del Barcelona, se retiró a los cuarenta minutos del entrenamiento vespertino, con una sobrecarga muscular en recto anterior de su pierna derecha.
La lluvia, el frío y la niebla ha sorprendido a los internacionales en la primera sesión de entrenamiento en Rustenburgo. Eso, y un campo de entrenamiento en muy malas condiciones, del que se han quejado tanto los jugadores como el seleccionador. Pero la ciudad ha disfrutado del primer entrenamiento de 'La Roja'. Unos 1.200 aficionados, la mayoría de ellos niños de un colegio, enloquecieron con los internacionales españoles y los recibieron al ritmo de cánticos tribales.
En la primera sesión, Piqué y Silva volvieron con sus compañeros y se entrenaron al mismo ritmo que ellos. Pero en la segunda sesión de la tarde, Sergio Busquets no acabó el entrenamiento por una sobrecarga muscular que sintió cuando los internacionales españoles afinaban la puntería en sesiones de tiro a Iker Casillas, Pepe Reina y Diego López.
Minutos antes del final del entrenamiento vespertino también se retiraron Sergio Ramos y Gerard Piqué, dos de los cuatro internacionales que llegaron 'tocados' a la concentración en Las Rozas.
La selección española trabajó durante una hora, con una sesión marcada por la presencia de balón en rondos, disparos a puerta y un partido a mitad de campo en el que Del Bosque tampoco desveló el equipo que se estrenará el domingo ante Nueva Zelanda.
Objetivo: volver con la Copa
Todo el grupo tiene claro que quiere seguir haciendo historia. No vale otra cosa que ganar. Así lo confirmó Sergio Ramos, que tras las "buenas sensaciones" que le dejó el partido ante Azerbaiyán, desveló cual es el siguiente reto de 'La Roja'. No podía ser otro: "ganar la Copa Confederaciones".
Vicente Del Bosque hizo jugar finalmente 45 minutos a Sergio Ramos en Bakú. Aunque el primer plan era no arriesgar con los 'tocados', el andaluz necesitaba ritmo de partidos y recuperar sensaciones perdidas en el final de la temporada con el Real Madrid: "Acabé contento en el tiempo que jugué, me sentí bien. Necesitaba jugar unos minutos tras volver a entrenar con mis compañeros y estoy con muchas ganas de afrontar con la selección una competición tan bonita".
"Todos los internacionales estamos muy ilusionados con la Confederaciones. Ganarla es el siguiente reto que tenemos. No pensamos en si nos la jugaremos con Brasil o Italia porque antes hay tres rivales que tenemos que respetar. Cuando lleguen ya hablaremos de lo que seguro serán unos partidazos ", reconoció.
Favoritos, pero sin confiarse
Para Ramos, el buen momento que protagoniza la selección española, invicta en los últimos 32 partidos, le hace ser "uno de los favoritos" y elogió el nivel que están mostrando en cada partido que afrontan cada vez que se junta el grupo de jugadores que ganó la Eurocopa.
"La verdad es que se llame como se llame el rival, en los últimos encuentros marcamos una línea muy positiva a seguir. Ante Azerbaiyán el equipo estuvo muy motivado y demostró que tenemos mucho hambre para seguir ganando títulos", afirmó.
JNP