Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNE desaconseja más liberalización de la tarifa de luz, por la escasa satisfacción y competencia

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) desaconseja al Gobierno reducir el umbral de 10 kilovatios (kW) de potencia por encima del cual los consumidores dejan de tener derecho a la tarifa regulada y se ven obligados a contratar el suministro en el mercado libre.
El rechazo del regulador a una mayor liberalización de la tarifa responde a que "la estructura del mercado se mantiene en niveles de alta concentración", esto es, al escaso número de operadores principales, y a que "se han registrado indicadores de bajo grado de satisfacción del consumidor", como se aprecia en el 'Consumer Market Scoreboard', publicado por la Comisión Europea.
Por estos dos factores, la CNE considera adecuado mantener "transitoriamente" el umbral de 10 kW para disfrutar de la tarifa regulada, que con la reforma energética pasará a llamarse Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), en vez de Tarifa de Último Recurso (TUR).
Estas consideraciones aparecen recogidas en el informe del organismo presidido por Alberto Lafuente acerca de la propuesta del Ministerio de Industria de real decreto sobre funcionamiento de las comercializadoras y condiciones de contratación del suministro eléctrico.
En esta propuesta, el Gobierno sustituye la TUR por el nuevo PVPC, pero mantiene en 10 kW el umbral por debajo del cual se puede disfrutar de tarifa regulada. En el sector se ha pedido una mayor liberalización, y el propio Gobierno llegó a estudiarla, si bien la normativa no la contempla por el momento.
La propia CNE puntualiza que, como filosofía de fondo, el organismo es partidario de liberalizar el suministro eléctrico y reducir el precio regulado a los consumidores vulnerables.
No obstante, considera que el mercado no se encuentra todavía en condiciones de dar este salto, a pesar de que se han producido algunos avances, entre ellos un mayor número de ofertas y de comercializadores o una elevada tasa de cambio de suministrador, así como una mayor protección del consumidor.