Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC cree "inminente" la decisión de la UE sobre su pulso al Gobierno por competencias no cedidas

La decisión está en manos de la Comisaría que dirige Arias Cañete, que fue ministro del Gobierno que acordó el reparto recurrido
El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, cree que la Comisión Europea (CE) resolverá de forma "inminente" el procedimiento de infracción abierto contra España a resultas de la denuncia interpuesta por el 'superregulador' contra la decisión del Gobierno del PP de no cederle ciertas competencias en materia eléctrica.
Durante su participación en la conferencia sobre 'Nuevos agentes', pronunciada en el marco del seminario 'Nuevo sector público' organizado por la Deusto Business School Madrid y Ernst & Young, Marín Quemada ha calificado de "curioso" que el mismo Ejecutivo que creó la Comisión decidiera luego "retirarle algunas competencias".
Y es que el Ejecutivo comunitario asigna a los reguladores independientes de cada país ciertas funciones que, a veces, no se trasladan fielmente a las normativas nacionales. Por ejemplo, en el caso español con respecto al sector eléctrico, el Ministerio de Industria se arrogó la competencia para fijar los peajes eléctricos, algo de lo que antes se ocupaba la Comisión Nacional de la Energía (CNE), ahora fusionada en la CNMC.
LLEGARÁN OTROS SOBRE SECTOR POSTAL Y TELECOMUNICACIONES
"Nosotros aspiramos, como institución que defiende los intereses de la mayoría, a asumir las mismas competencias que el resto de reguladores europeos. Y se da la paradoja de que algunas de esas competencias se nos han retirado o no se nos han asignado", ha lamentado el presidente de la CNMC.
Por eso, ha continuado, han "tenido" que denunciar este hecho ante Bruselas, que ha abierto a España procedimientos de infracción en relación con el ámbito energético pero también con el postal y el de telecomunicaciones, expedientes cuya tramitación se encuentra menos avanzada.
"Es lo último que hubiéramos deseado, y hubiéramos querido evitarlo, pero nuestro deber nos ha obligado a hacerlo", ha añadido Marín Quemada, asegurando que esta postura es "un ejercicio de independencia" de la CNMC frente al Gobierno.
EN LA MESA DE CAÑETE
Posteriormente, en declaraciones a los medios, Marín Quemada ha abundado en que el procedimiento contra España por las competencias en materia energética --que estudia la Comisaría de Energía que dirige el 'popular' Miguel Arias Cañete-- se abrió a la par que otro similar contra Alemania, cuyo Gobierno ya ha recibido notificación de resolución.
Por eso, cree que también el Ejecutivo español está "a punto" de recibir la comunicación pertinente, que se emite tras estudiar las alegaciones presentadas por el Estado contra la denuncia de la CNMC y a la que seguirá un proceso para acordar una solución negociada que pueda evitar las sanciones, que pueden llegar a ser de millones de euros.
De hecho, Marín Quemada "espera y desea" que el procedimiento se resuelva con un acuerdo sobre la "restitución" a la CNMC de las competencias "que debe tener", y que se puedan evitar las multas.
GOBIERNO MÁS FAVORABLE A NEGOCIAR
"Las sanciones a los gobiernos son importantes, pero creo que no hay que llegar a eso. Estoy seguro de que un procedimiento de negociación hará que no se llegue a la sanción, sino que se canalicen las competencias hacia los reguladores con naturalidad. Es lo q viene ocurriendo en los distintos países, y estoy seguro de que también es lo que va a ocurrir en España", ha hecho hincapié.
Por último, ha recordado que este tipo de procesos son "tan largos" que "a veces (la resolución) la recibe un gobierno que no es el que propició originalmente" el caso, lo que lleva a muchos ejecutivos a "preocuparse más por el cierre y la negociación que por la apertura" de los expedientes.
"Yo creo que deberían preocupar las dos cosas, también la apertura, para evitar que luego haya que establecer un procedimiento de negociación con la amenaza de una sanción. Pero, en fin, bien está preocuparse en algún momento. Y si el Gobierno que fuere no se preocupó en la apertura, bienvenido será que el que lo reciba se preocupe para que el proceso no termine con sanción sino con solución", ha zanjado.