Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Campaña para que Lemmy Kilmister de Motörhead tenga una calle en Madrid

Un grupo de fans de Motörhead ha puesto en marcha una campaña a través de Madrid Decide, la herramienta del ayuntamiento para fomentar la participación ciudadana, con la que pretenden conseguir que el fallecido líder de la banda, Lemmy Kilmister, tenga una calle con su nombre en la ciudad.
"En septiembre de 2014, la entonces alcaldesa de Madrid, Ana Botella, inauguró una plaza con el nombre de Margaret Thatcher: se trataba del primer espacio público dedicado a la primera ministra del Reino Unido fuera de Gran Bretaña. La relación de Thatcher con Madrid fue casi anecdótica, pero suficiente para que se la otorgara este reconocimiento, según aquel equipo de gobierno", plantean los impulsores.
En esta línea, el texto de la iniciativa añade: "Un compatritota suyo, Ian 'Lemmy' Kilmister, estuvo muchas más veces en la capital, decenas de veces, y sus visitas arrastraban a cientos de personas. Su repentina muerte, el pasado 28 de diciembre, ha generado un clamor de reconocimiento y respeto poco frecuente cuando fallece un músico de rock duro".
"Su banda, Motörhead, siempre gozó de una gran acogida en nuestra ciudad, donde sus canciones han sido la banda sonora de miles de vecinos de todos los barrios donde el 'rocanrol' ha sido algo más que un estilo musical. Madrid, como se demostró en los años 80, fue una de las ciudades más entregadas al rock y su cultura", prosigue la argumentación de la campaña.
Según los impulsores, "bandas y artistas internacionales recalaban siempre en nuestra ciudad buscando el calor del público madrileño, mientras grupos madrileños conseguían audiencias multitudinarias fuera de los focos de la Movida". "Sin embargo, en las últimas décadas ese fervor se ha ido apagando desde la propia administración: la falta de recintos adecuados o leyes como la que prohibía la entrada de menores a las salas de concierto han convertido a Madrid en una ciudad más aburrida", añaden.
Los impulsores pretenden que con el "cambio" en el Ayuntamiento, la ciudad se reconcilie con la "cultura popular y reconozca a aquellos artistas a los que admiraba su vecindario independientemente de su procedencia". Por eso proponen "la designación de una calle para Lemmy Kilmister, que por desgracia ha cumplido el principal requisito para figurar en el callejero de Madrid: haber muerto".
"¿Una extravagancia? Hace ya más de una década, nuestra vecina localidad de Leganés le dedicó una calle al grupo australiano AC/DC y se convirtió en una noticia de alcance mundial. ¿Y qué pinta Lemmy en nuestro callejero? Pues lo mismo que Margaret Thatcher, aunque él molaba mucho más", concluye el texto que los usuarios pueden votar para que, si consigue el suficiente número de apoyos, sea llevado a pleno municipal.