Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carolina Ruiz alaba la pista Àliga de Grandvalira que acogerá a final de mes la Copa del Mundo femenina

La exesquiadora española Carolina Ruiz, única deportista española que ha ganado un descenso de Copa del Mundo, acabó su jornada en las pistas Àliga SG y Àliga SL de Grandvalira con la convicción de que el nivel de las instalaciones es el adecuado para albergar, a finales de este mes de febrero, las pruebas de la Copa del Mundo de Súper-Gigante (SG) y Eslalon (SL).
Ruiz, vencedora en la prueba de la Copa del Mundo de Méribel 2013, en Francia, explicó que se trata de una pista "muy variada con orientaciones diferentes". "Está en una zona sin árboles que más adelante se adentra en el bosque y con mucha variedad de terreno que la hacen divertida de esquiar pero a la vez muy selectiva", destacó de la pista Àliga de la estación de esquí andorrana.
La andaluza conoce bien la pista Àliga SG, ya que compitió en el Súper-Gigante de Copa de Europa disputado en 2014. Ruiz explicó en la rueda de prensa celebrada en el nuevo edificio del telecabina de El Tarter que una Copa del Mundo sitúa al país y la estación que lo organiza "en la élite del esquí mundial". "Para preparar una pista de velocidad la montaña debe ser muy potente y los equipos técnicos, instalaciones y servicios de primerísima calidad", señaló.
Por su parte, el director general de la Copa del Mundo FIS Grandvalira Andorra Soldeu El Tarter, Conrad Blanch, explicó que el 15 de febrero la FIS había realizado el 'snow control' (control de nieve) previo al evento y que la pista los había superado con nota. Los servicios técnicos de pistas de la estación llevan preparándola con la máxima dedicación desde el inicio de temporada.
Blanch desgranó los principales trazos de la Copa del Mundo. "El objetivo de este evento es reforzar el posicionamiento de Andorra y Grandvalira como referentes mundiales en esquí alpino y a la vez implicar a todo el país en la prueba", aseguró. Cabe recordar que en la Copa del Mundo del 2012 de Grandvalira-Soldeu hasta 14.000 personas vivieron en directo el apasionante evento en la zona de llegada y se espera repetir la cifra en las carreras de El Tarter.
En este sentido, destacó el espectáculo que han preparado con láser, fuegos artificiales y bajada de antorchas del viernes 26 de febrero, el sorteo público de dorsales en el palacio de hielo de Canillo del sábado 27 y la fiesta de clausura en el bar L'Abarset de El Tarter del domingo 28. Además, Blanch recordó que en la zona de meta hay unas gradas para 1.200 personas y que se volverá a vivir el ambiente mágico que ya se respiró en la Copa del Mundo del 2012 en Soldeu.
En la prueba colaborarán más de 300 voluntarios tanto en pistas como en trabajos lejos de ellas por lo que les quiso dar anticipadamente las gracias por su contribución. Se esperan unas 100 corredoras entre las dos disciplinas, 150 entrenadores y técnicos de los equipos, 100 personas dedicadas íntegramente a la organización del evento y casi otro centenar de efectivos de seguridad.
Entre las corredoras más destacadas están las norteamericanas Lindsey Vonn, primera en la general de Copa del Mundo y que cuenta con 76 victorias (a solo 10 del mítico Ingemar Stenmark que tiene el récord con 86) y la joven Mikaela Shiffrin que ha vuelto con fuerza al circuito tras su lesión ganando ayer mismo día 15 la Copa del Mundo de Slalom en Crans Montana (Suiza). También han confirmado la suiza Lara Gut, segunda en la general de Copa del Mundo y la francesa Tessa Worley, que ganó el gigante de 2012 en la pista Avet (Grandvalira-Soldeu) y que estuvo entrenando hace unos días a lo largo de una semana en la pista Àliga SG y Àliga SL.
Las pistas escogidas para albergar las pruebas de la Copa del Mundo Audi FIS Grandvalira 2016 son la Àliga SG y Àliga SL que conforman a vista de pájaro una "X" exactamente igual que la del logotipo de Grandvalira. Durante los últimos años se han llevado a cabo varias ediciones de la Copa de Europa y de las Finales de la Copa de Europa, pero a finales de este febrero tendrán su bautismo en la máxima competición del esquí alpino.
El sábado 27 de febrero de 2016 se disputará el supergigante en un trazado que tiene una longitud de 2,2 kilómetros, 60 metros de ancho y un desnivel de 600 metros donde las esquiadoras pueden superar los 120km/h de velocidad. A petición de la FIS, se ha recuperado el último tramo del antiguo trazado Àliga, llamada ahora Àliga SL, con el fin de acondicionarlo de cara a la prueba de SL donde se llevará a cabo la carrera de habilidad. Por tanto, la Combinada Alpina del domingo 28 será el resultado de la suma de una manga de SG y otra de SL.