Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cayetano... A secas

Podría vivir del cuento o de su cara bonita, pero ha decidido ganarse la vida jugándosela. Él es el ejemplo más contudente de que torear es pura vocación, un deseo irrefrenable, una pasión para muchos icomprensible... Un amor, para Cayetano tardío pero eterno.
Estudió en Suiza, cine en Estados Unidos, habla varios idiomas, le gusta el arte y hasta trabajó unos meses aquí en Telecinco. Ha disfrutado de ese millón de cosas que todos conocemos y que los toreros tempranos ignoran por obligación. Parecía que nunca saltaría de las gradas a la arena pero el pequeño de los Rivera Ordoñéz también estaba destinado a vestirse de luces.
Seguro que cualquier análisis de sangre revelaría que pertenece al grupo "Torero +" . Los genes futbolísticos del nieto del Pibe se quedan cortos al lado de sus raíces taurinas. Dicen los expertos que ha heredado la elegancia de su abuelo, la fuerza de su padre y que de arte propio va sobrado. Ha elegido pasearse por los carteles con humildad, desnudo de apellidos y rebautizándose Cayetano a secas. Ha tenido tardes de gloria, sustos y atesora un ángel de la guarda que se llama Curro Vázquez. Curro es su tío, su sombra, su amigo, su apoderado y todo un maestro.
Si retratásemos el día a día de Cayetano, el álbum estaría repleto de fotos entrenando en una finca perdida, trabajando duro en el gimnasio, haciendo kilómetros de plaza en plaza, desvelándose a media noche antes de una corrida... Las instantáneas que trascienden, ésas disparadas en una fiesta o sobre una pasarela, en el álbum de la vida de Cayetano ocupan en realidad muy pocas páginas.
Le piden infinitas entrevistas y concede pocas... Prácticamente ninguna . De hecho, la primera vez que le hicimos un reportaje para el informativo (justo antes de tomar la alternativa) me sorprendió lo que le imponía la cámara... Cayetano contesta con propiedad y precaución, pensándose cada palabra... Es reservado, amable y sencillo. Confiesa que está en paz consigo mismo... En los tiempos que corren, encontrar a alguien que pueda presumir de eso es tan difícil, que eso sí merece empapelar una portada...