Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerco a la venta de alcohol a menores

A las 10 de la noche se termina el horario de venta de alcohol, pero para algunos esa es la hora en la que empieza el verdadero negocio. Hay tiendas que no dudan en saltarse la ley ofertando lotes de bebidas con vasos y hielos dirigidos al público del botellón. Muchos de sus clientes son menores. La mayoría acude a estos locales sabiendo que en ningún momento les van a preguntar la edad ni les van a pedir el dni. Por 12 euros compran una botella de wishky o vodka, acompañada de una botella de 2 litros de refresco, una bolsa de hielos y tantos vasos como bebedores vaya a haber. 
En Granada estos locales tienen licencia de apertura de 24 horas y la policía se esfuerza en controlar la venta de alcohol a menores y fuera de horario, pero no lo tienen fácil. "Las sanciones van desde los 3.000 a los 15.000 euros de multa y el cierre del negocio por espacio de dos años, pero el proceso es muy lento porque cuando por fin se consigue cerrar un local por venta reiterada de alcohol, uno de las mismas características abre al lado. Es el cuento de no acabar..." comenta José Manuel Fernández, portavoz de la Policía Local de Granada.
Un equipo de reporteros ha pasado una noche en la ciudad de la alhambra y ha acompañado a la policía en su intento cotidiano por frenar la venta de alcohol a menores de edad.