Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clip de Los Boxtrolls: La naturaleza y la magia del stop motion

El próximo 24 de octubre llegan a los cines españoles Los Boxtrolls, la nueva cración de los estuidos Laika, la firma que nos regaló joyas de la animación como como 'El alucinante mundo de Norman' o 'Los mundos de Coraline'.
En este clip en exclusiva para Europa Press, los responsables de Laika desentrañan los secretos para recrear esos mundos mágicos. La magia del 'Stop Motion' que vuelven a desplegar con maestría en Boxtrolls.
"Antes de que empecemos a rodar nuestras películas, no hay nada. Cada cosa que el público ve tiene que ser diseñada y construida a mano", afirma Travis Knight, director ejecutivo y máximo responsable de animación de Laika.
"Nada es gratis en la animación stop motion. Tenemos que pensar de antemano cada elemento", dicen los directores. Una gran labor de planificación que no solo incluye todos y cada uno de los personajes y objetos, sino también elementos más "inestables" como el fuego, el humo o el agua. Todos los elementos naturales que son un verdadero reto en el uso de esta técnica.
"Una de las cosas más difíciles en la animación stop motion es recrear los decorados de una forma verosímil y eso era algo fundamental para nosotros en esta película, crear ese tipo de atmósfera", subraya Knight.
Cuenta la leyenda que bajo las calles de Quesberg viven unos seres desvergonzados que salen de las alcantarillas por la noche para hacerse con los bienes más preciados de los habitantes: sus hijos y sus quesos.
Pero en realidad, los Boxtrolls son una comunidad de inofensivos aunque extraños seres que habita un espacio cavernoso en el subsuelo y que llevan cajas de cartón reciclado como las tortugas su caparazón. Solo salen a la superficie de noche para recoger piezas mecánicas y chatarra deshechada por los humanos que viven de la superficie.
Los Boxtrolls han criado a un pequeño huérfano humano llamado Eggs desde su más tierna infancia y le han acostumbrado a rebuscar en las basuras para hacerse con los objetos aparentemente más inútiles.
Pero cuando el malvado exterminador de plagas Archibald Birlante decide erradicarlos, convencido de que solo así podrá formar parte de la alta sociedad de Quesberg, la amable y simpática panda de chatarreros deberá pedir ayuda a su hijo adoptivo y a una aventurera niña rica llamada Winnie para lanzar un puente entre dos mundos cambiantes... con olor a queso.