Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clip en exclusiva de Altamira: Así salieron los bisontes de su cueva

El próximo viernes 1 de abril llega a los cines Altamira, la película protagonizada por Antonio Banderas que relata el hallazgo que cambió para siempre la historia de la humanidad. Una cinta dirigida por Hugh Hudson (Carros de Fuego, Greystoke) que revela, en este clip en exclusiva, las claves de algunas de las secuencias más impactantes de la película, cuando los bisontes de las pinturas rupestres se hacen realidad y abandonan la cueva.
"Necesitábamos algo diferente, más visceral", explica el director que relata como su intención fue "usar los bisontes de los techos y de las paredes" para darle más carga emocional a la película y al personaje de la niña, María.
"Se ven solo a través de los ojos de la niña porque es algo que solo ella experimenta", señala Hudson que revela que estas secuencia están inspiradas en una pesadilla recurrente que él mismo tenía de pequeño, aunque en su caso no eran bisontes lo que corría hacia su habitación, sino perros negros.
Altamira nos lleva hasta el año 1879. Allí, entre las verdes colinas y los picos rocosos de la costa de Santander, María Sautuola (Allegra Allen), una niña de 9 años, y su padre, Marcelino (Antonio Banderas), un arqueólogo aficionado, descubren algo extraordinario que cambiará la historia de la humanidad para siempre: las primeras pinturas prehistóricas encontradas hasta entonces: unos impresionantes bisontes al galope trazados con gran detalle.
Pero la madre de María, la dulce y devota Conchita (Golshifteh Farahani), no es la única perturbada por este descubrimiento. La iglesia Católica considera que la afirmación de que las pinturas sean obra de prehistóricos "salvajes" es un ataque a la verdad bíblica. Y, sorprendentemente, la comunidad científica liderada por el prehistoriador Émile Cartailhac (Clément Sibony) también acusa de fraude a Marcelino y a su descubrimiento.
El mundo idílico de María se derrumba y sus intentos por ayudar sólo empeoran las cosas. La familia entra en una fuerte crisis y cierra la cueva. Será necesario todo el amor que se tienen para encontrar el camino hacia la redención y el reconocimiento.