Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cody Simpson, el nuevo Justin Bieber

El actual reinado de Justin Bieber en el mundo de las estrellas adolescentes podría peligrar por culpa de un adolescente australiano de 14 años. Su nombre es Cody Simpson y, siguiendo los pasos de Bieber, se ha hecho tan popular a través del portal Youtube, que ya ha cruzado el charco para firmar con un importante sello discográfico.
Parece que el caso de Bieber, quien pasó de colgar sus vídeos en Youtube a convertirse en una estrella a nivel mundial poniéndose al nivel de las grandes estrellas de la poderosa factoría Disney, ha servido de inspiración para otros jóvenes que quieren triunfar en la música.
Este es el caso de Cody Simpson, quien ha logrado hacerse un hueco destacado entre amplio mercado de aspirantes a estrellas que se promocionan en Youtube. Con tan sólo 14 años, el australiano ha conseguido enamorar con su voz y ya es todo un ídolo de adolescentes en su país.
El caso de Cody va tan en serio como el de Bieber y ya se ha trasladado a Estados Unidos donde ha firmado un contrato con el sello Atlantic Records, al que pertenecen artistas como Jay Z o Laura Pausini, y con el que publicará sus tres próximos trabajos musicales.
Convertirse en Rey de la música juvenil parece que es una batalla cada vez más disputada. Si hace unas semanas se aseguraba que Justin Bieber ya les había arrebatado el liderazgo a los también exitosos Jonas Brothers, ahora parece que Cody Simpson llega pisando fuerte.
Simpson ha declarado que se siente "halagado" de ser comparado con Bieber, de quien sólo tiene buenas palabras. Sin embargo defiende tener su propio estilo y no pretende tener ningún tipo de rivalidad con el canadiense.
Quizás muy pronto tengamos que incluir a Cody Simpson en el amplio grupo de estrellas que, siendo todavía menores de edad, llenan estadios y facturan cifras millonarias.