Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coixet ve en 'Nadie quiere la noche' un "test" para probar "antagonismo" de críticos y productores a relatos de mujeres

La cineasta Isabel Coixet ha afirmado que su película 'Nadie quiere la noche', que aspira a nueve Premios Goya, es para ella un "auténtico test" para ver el "antagonismo del 80 por ciento" de los críticos y agentes financieros hacia las historias que hablan de mujeres.
Coixet está convencida, tal y como ha señalado durante una entrevista concedida a Europa Press, de que si su reciente película hubiera hablado sobre hombres hubiese resultado más fácil realizarla desde el punto de vista financiero. Sin embargo, ha señalado que en ese caso hubiese sido algo "aburrido" y no le habría causado el "cosquilleo" que sintió cuando leyó el guion.
Precisamente, el guion es el apartado en el que la directora considera que su película no está suficientemente reconocida en las nominaciones a los premios Goya. En cambio, sí aspira a los galardones a Mejor actriz (Juliette Binoche), Mejor Música Original, Mejor dirección de producción, Mejor diseño de vestuario, Mejor dirección artística, Mejor maquillaje y peluquería, Mejor dirección de fotografía, Mejor dirección y Mejor película.
La historia de esta película está inspirada en personajes reales y cuenta la lucha de una Josephine (Binoche) por estar lo más cerca posible de su esposo, el eminente explorador Robert Peary, quien se ha lanzado a la conquista del Polo Norte.
Preguntada acerca del futuro de la película en salas de cine tras un hipotético triunfo en los Goya, Coixet asume que "el trato comercial es el que es" y, aunque le gustaría que llegara a las salas del país, reconoce que "ciertas propuestas cuesta más verlas".
Respecto a su opinión sobre algunos compañeros nominados en la categoría de Mejor dirección, ha destacado que 'Un día perfecto', de Fernando León de Aranoa, no solo habla de los Balcanes, sino del mundo de hoy. Asimismo, la película de Paula Ortiz es en su opinión una "lectura fresca y nueva" de Federico García Lorca, mientras que 'Truman', de Cesc Gay, cuenta con "dos interpretaciones maravillosas y unas sencuencas de antalogía".
"Cada uno hecho una película muy personal y cada una de ellas refleja una personalidad muy diferente, pero eso es bueno. Lo que me preocuparía es que todas las del año fueran homogéneas", ha señalado la directora, quien asimismo ha manifestado su extrañeza respecto a la diferencia del número de candidatas en las categorías de Mejor película y Mejor dirección --cinco frente a cuatro--.
"SOMOS LA MITAD DEL MUNDO, CUOTAS YA"
Coixet compite por el Goya a la Mejor dirección con dos hombres y una mujer. En este sentido, y preguntada acerca de las cuotas en los ámbitos de gestión y poder, la cineasta se muestra favorable y argumenta: "Somos la mitad del mundo. Cuotas ya. No es paternalismo sino justicia. Conozco a hombres y mujeres igual de talentosos, cambiémoslo con decretos".
Sin embargo, precisa que en el caso de los premios y en concreto de los Goya no cree en ellas, puesto que no considera que los méritos deban medirse así y opina que se debería "facilitar" que las mujeres tuvieran las cosas "igual de fáciles y difíciles".
En cuanto al papel que juegan las televisiones hoy en día en la producción cinematográfica y la ausencia de las creaciones españolas en festivales internacionales, Coixet cree que a pesar de esta la hegemonía, "la mirada cinematográfica" de las producciones de autor "no se pierde", sino que, en todo casi, saldrá a la luz "de manera precaria". "Bienvenidos a este país y a este momento de la historia", ha dicho.
Respecto al próximo Ejecutivo, Coixet aglutina sus deseos en materia cultural en una sola petición: "Que gobierne con sentido común". En este sentido, ha señalado que en este momento "hay cosas más urgentes que arreglar" que el cine y solicita que en términos generales se apliquen "criterios para valorizar la cultura, no solo el cine".