Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Confirman que las células madre del cerebro no necesitan oxígeno como principal fuente de energía

Facilitará su uso en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como Parkinson o Alzheimer
Científicos de la Universidad de Sevilla y del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) han demostrado que las células madre dependen de un metabolismo esencialmente anaerobio, sin oxígeno, e independiente de las mitocondrias, que precisamente son fábricas de energía a partir del oxígeno.
Hasta ahora se sabía que las células madre del cerebro humano vivían en condiciones de muy bajo oxígeno y, por tanto, se sospechaba que utilizaban poco las mitocondrias. El hallazgo que ahora publica la revista 'EMBO Reports' permite distinguir las células madres neurales de otras células del cerebro como las neuronas o los oligodendrocitos, que sí dependen fuertemente de un correcto funcionamiento de las mitocondrias y por tanto de un metabolismo oxidativo y aerobio.
"Mejorar nuestro conocimiento sobre las células madre específicas de tejido, en este caso, de tejido nervioso, nos permitirá optimizar los protocolos para controlar el comportamiento de las células madre neurales en cultivo, lo que facilitará enormemente su utilización para estrategias de terapia celular en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas del tipo del Parkinson o el Alzheimer", explica el doctor Ricardo Pardal.
El Grupo de Investigación de Fisiopatología de Células Madre Neurales, en colaboración con otros grupos del IBiS, ha empleado la eliminación específica de una proteína esencial de las mitocondrias en todas las células de un animal vivo, en concreto de un ratón.
Previamente este grupo de científicos había generado este ratón transgénico al que le falta una proteína mitocondrial esencial y que por tanto no tiene mitocondrias funcionales, siendo una herramienta excelente para estudiar la importancia de estos orgánulos en los distintos tipos celulares.