Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empate de pitidos y cánticos al himno en la final de la Copa del Rey

Con la presidencia de los reyes de España en el palco del estadio Vicente Calderón en el día en el que celebran el duodécimo aniversario de su boda, el himno nacional ha estado acompañado de una pitada y exhibición de banderas independentistas mezclada con cánticos coreando el himno nacional.

La expectación por la pitada en el Vicente Calderón llega precedida por la polémica a raíz del intento de prohibición de la estelada en el estadio, la bandera independentista de Cataluña, una decisión tomada por la Delegación del Gobierno de la Comunidad de Madrid y revocada por los tribunales. 
Felipe VI ha estado acompañado también por el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, así como los alcaldes de Sevilla, Juan Espada, la alcaldesa de Madrid, Ada Colau, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, entre otros representantes político
No se ha repetido en esta ocasión la imagen de la última final de la Copa del Rey que también jugó el FC Barcelona y el Atletic de Bilbao y cuyas aficiones protagonizaron una sonora pitada durante la interpretación del himno. 
HIMNO NACIONAL
Nada más salir los dos equipos al terreno de juego se interpretó el himno de España, acompañado de sonoros pitos entre los aficionados del conjunto catalán, muchos de ellos mostrando sus esteladas. Por su parte, los sevillistas corearon el himno y algunos ondearon banderas españolas.
Posteriormente, en el minuto 17, la hinchada azulgrana ha comenzado a corear el tradicional grito de 'Independència', que resuena en todos los partidos en el Camp Nou, que la afición rival trató de silenciar con abucheos y gritos de 'Fuera, fuera'.
A pesar de todo, el ambiente en las inmediaciones del coliseo rojiblanco ha sido cordial entre las dos aficiones, y la entrada en el recinto se ha desarrollado con total normalidad y sin aglomeraciones.