Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corpus Christi, recreo para los sentidos

Las calles de Toledo amanecían engalanadas, repletas de turistas y fieles. Vídeo: ATLAStelecinco.es
La celebración del Corpus Christi se remonta a 1240 y se sitúa entre las más antiguas de España. Tiene lugar el siguiente jueves al octavo domingo después del Domingo de Pascua y se ha convertido en una fusión de lo religioso y lo popular. "Es la fiesta solemne por antonomasia. Toledo se identifica bien con el Corpus Christi. La procesión madre de Toledo, no sólo por el simbolismo religioso si no por la decoración y la participación popular", relata el alcalde de la ciudad Emiliano García-Page Sánchez. 
El casco histórico es uno de los más grandes del mundo después del de Roma como explica García-Page. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1986 y posee más de cien monumentos repartidos en las calles de una ciudad que conserva y protege vestigios de la convivencia de musulmanes, judíos y cristianos.
Las históricas calles de Toledo son engalanadas especialmente para el desfile , en el que sobresale la Custodia, obra maestra de orfebrería realizada por Enrique de Arfe en 1515, y el singular cortejo que la acompaña, compuesto por las distintas hermandades y cofradías. "Es una fiesta muy participativa en la que la gente busca recrear los sentidos. Toledo huele a tomillo, a romero y se paladea un gusto especial. Sin duda, es una explosión para los sentidos", concluye el regidor de la ciudad.
Guirnaldas y faroles adornan el recorrido de la comitiva religiosa. El día anterior al Corpus Christi, paredes, ventanas y balcones se decoran con antiguos estandartes y tapices del siglo XVI y XVII; mientras que el suelo se cubre con hierbas aromáticas que contribuyen a perfumar el ambiente festivo de la jornada siguiente. El desfile empieza a las doce de la mañana: las campanas de Toledo comienzan a repicar. A continuación, sale de la catedral la Custodia y el cortejo de hermandades ordenadas según su antigüedad.
Cada año la ciudad se vuelca con la fiesta no sólo por la decoración si no por el gran número de actividades de las que se puede disfrutar. "El panorama de actividades es intensísimo. El éxito es la participación en la calle. Hemos hecho un esfuerzo para renovar el recorrido de la procesión", destaca el alcalde.