Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Costa-Gavras: "Hay que dejar a más jóvenes que hagan política"

El cineasta greco-francés Costa-Gavras, director de películas como 'El Capital' y 'Z', considera que "hay que dejar a más jóvenes que hagan política". Así lo ha expresado durante un coloquio con estudiantes en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) tras la proyección de su película 'Desaparecido' (1982). Esta institución educativa investirá al cineasta Doctor Honoris Causa este viernes 29 de enero.
Así, el realizador, cuyas películas constituyen un modelo de simbiosis de cine y política, ha criticado la situación actual que vive Europa, tema recurrente en sus últimos trabajos como 'Amén', 'Arcadia', 'Edén al oeste' o su más reciente obra 'El capital', en el que retrata la crisis económica del continente.
El director ha reconocido que, de todos los temas actuales que podría tratar en sus películas, el "más importante" es "la situación económica en Europa". "Elegir Europa es un tema extraordinario", ha continuado el cineasta, que la ha definido como "la peor de todas las Europas". En este sentido, ha manifestado que "Europa empezó como un sueño perfecto", pero que en la actualidad, el viejo continente sólo se ha centrado en el ámbito económico, pero no en el social, en el de la educación o en el cultural.
El director ha justificado su respuesta afirmando que "hay muchos temas" que retratar hoy en día, pero que estos temas "funcionan menos", como es el caso de la inmigración ya que, según ha indicado, en la realidad ya se ven miles de muertos cada día.
'DESAPARECIDO' NO PODRÍA HACERSE HOY
Durante el coloquio, Costa-Gavras ha contestado a las preguntas de los estudiantes y ha comenzado diciendo que 'Desaparecido', que se ha proyectado a las 16.00 horas, es una película que "hoy no se puede hacer en Estados Unidos", pero se ha referido así, al plano económico, no al de contenido, ya que según él, no hay censura, sino más bien "autocensura". En este sentido, ha lamentado que el problema que existe actualmente en Europa es la financiación de las películas, que es muy dependiente de las televisiones.
Costa-Gavras también ha defendido el cine nacional, ya que, a su juicio, es "necesario" porque cada país "tiene que verse en sus imágenes" y en líneas generales, el cine "no puede existir sin una voluntad política".
También ha hablado sobre la elección de cásting en el filme, que protagoniza Jack Lemmon. "Yo quería un americano de clase media", ha relatado el cineasta, del que ha destacado que las relaciones con él "fueron perfectas".
Por otro lado, ha destacado que "no hay que pensar en hacer una película para el público". En este sentido, el director ha reflexionado sobre quién es ese público y ha lanzado un mensaje a los asistentes al coloquio: "para hacer cine hay que ser personal".
Finalmente, ha señalado que mantiene una buena sintonía con España porque, entre otras cosas, la película iba a rodarse en España, concretamente en Barcelona. Además, llegó incluso a hablar con Felipe González, antes de que este fuera presidente del Gobierno en el país.
BIOGRAFÍA Y FILMOGRAFÍA
Nacido en 1933, en Loutra-Iraias (Grecia), Costa-Gavras comenzó su andadura como asistente de directores como Jacques Demy o René Clément, e integrándose en el círculo intelectual y artístico formado en torno a Yves Montand y Simone Signoret, al que también pertenecían Jorge Semprún, Alain Resnais, Bernard-Henry Levy o André Glucksmann, entre otros.
En 1969, consiguió el éxito internacional con su tercera película, 'Z', por la que obtuvo el Premio del Jurado en el Festival de Cannes y el Óscar a la mejor película extranjera. El filme, basado en hechos reales, narra la investigación llevada a cabo tras el asesinato de un diputado de izquierdas.
Con esta cinta, estableció un modelo de simbiosis de cine y política, bautizado como 'paradigma Costa-Gavras', que ha tenido continuidad y evolución hasta la actualidad.
Sus siguientes trabajos también abundaron en la combinación de un planteamiento político en defensa de los derechos humanos. En 'La Confesión' (1970), Costa-Gavras ahondó en las purgas stalinistas, en 'Sección Especial' trató la corrupción en la justicia y el nazismo durante el gobierno de Vichy y en 'Desaparecido' se atrevió a vincular Estados Unidos con el golpe de Estado de Pinochet.
En la última década, y tras el éxito de 'Amén' (2002), el cineasta greco-francés se ha centrado en la Europa actual desarrollando su sentido crítico en films como 'Arcadia', 'Edén al oeste' o su reciente obra 'El capital', presentada el año pasado en el Festival de San Sebastián.