Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crítica de Guardianes de la galaxia: El verso libre de Marvel

La cartelera está de enhorabuena, ya están aquí los Guardianes de la galaxia. Con menos nombre que otros personajes de cómic Star-Lord, Rocket y compañía firman la que es, con permiso Cesar y sus beligerantes simios, la película del verano.
Lo que cinta de James Gunn (Super) sí es, y sin discusión, es la película más gamberra y divertida de todas las que hasta ahora pueblan el universo cinematográfico de Marvel.
Y se alza con este título sin flaquear en otros aspectos. La space opera de la Casa de las Ideas tiene personajes carismáticos, buenos villanos, una trama simple pero atractiva, un ritmo trepidante y grandes dosis de acción con un puñado de escenas espectaculares.
Por tener, Guardianes de la Galaxia tiene incluso algún gran guiño al serial cinematográfico que Stark, Rogers, Romanoff, Banner y compañía viven tan intensamente en ese planeta llamado Tierra y que ocupa ya nueve películas con una décima (Vengadores 2) ya rodada. Pero no se dejen llevar por la etiqueta Marvel que verán en las marquesinas, esto es otra cosa.
AVENTURAS SIN RAÍLES NI CORSÉS
Y puede que gran parte de las muchas virtudes que exhibe Guardianes de la galaxia y que la convierten en un prodigioso festival de entretenimiento sean consecuencia directa de un factor fundamental: no tiene obligación de encajar en la macrotrama del hipertaquillero universo Marvel. Es un verso libre con una rima casi perfecta.
Aunque visto el éxito y la raíz del mal (Thanos) que comparten ambas sagas, parece un proceso lógico que se unan tarde o temprano. Un ansiado (o temido, según se mire) crossover que amenaza por ahogar la frescura de los Guardianes encorsetándolos entre armaduras y mallas ajustadas.
Pero estas "trascendentes" preocupaciones 'marvelitas' no llegarán, al menos, hasta dentro de un lustro. De momento Star-Lord, Gamora, Drax, Groot y Rocket -un personaje sencillamente memorable- tienen que dar todavía mucha guerra. Así que póngase cómodos en su butaca porque estamos ante la que, junto a Los vengadores, es la mejor película de Marvel. Y no, no necesita comparase con Star Wars.