Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crítica de Pompeya: Catástrofe entre los fuegos del Vesubio

La erupción del Vesubio es el telón de fondo en el que se desarrolla la historia de amor entre un joven esclavo convertido en gladiador Milo (Harington), y un una joven romana adinerada Cassia (Emily Browning). Él está destinado a morir en la arena y ella es el objeto de deseo de un libidinoso y corrupto senador romano (Sutherland). Estos son los mimbres que forman la armazón de este totalmente prescindible trance cinematográfico que es 'Pompeya'.
Pero antes de echarnos las manos llenas de hollín a la cabeza y clamar a Júpiter por el honor del péplum mancillado, es menester revisitar la ficha del señor Anderson, de este Anderson, en IMDb. Un vistazo rápido y mascullaremos un resignado "se veía venir".
ANDERSON, EL REINCIDENTE
'Alien vs. Predator', 'Death Race', tres entregas de 'Resident Evil' o la última y vergonzante adaptación de 'Los tres mosqueteros' son algunas de las muescas que ya tiene marcadas el revolver del amigo Paul W.S. en su culata. Méritos que, fácilmente, podrían darnos alguna pista de por dónde iban a ir los tiros.
Y es que, insistente en lo suyo, Anderson, este Anderson, ha probado con todo: monstruos xenomorfos contra cazadores alienígenas, zombies de videojuego contra su mujer, espadachines malos contra espadachines peores y ahora romanos contra romanos... e incluso romanos contra lava. Pero nada. No mejora.
Empeñado en esquivar cualquier elemento que haga de sus películas algo más que un espectáculo de pirotecnia vacío y en ocasiones sonrojante, en 'Pompeya' vuelve a obsequiarnos con otro fallido aspirante a distendido blockbuster de disparatado guión y desangeladas actuaciones.
El dislate del libreto alcanza su cenit en varios diálogos sin pies ni cabeza que nos regalan algunos involuntarios momentos de comedia que consiguen eliminar cualquier atisbo de esa carga épica que presuntamente debía impregnar este entre 'Gladiator' y 'Titanic'.
JON NIEVE, JACK BAUER Y UNA "MALA PÉCORA"
De ellos no escapa ni siquiera el cara a cara final. El esperado Jon Nieve vs. Jack Bauer se salda con un sonoro "mala pécora" de Sutherland. Estaba 'on fire'. Literalmente.
Ni siquiera el innegable buen diseño de producción, sus tridimensionales virtudes visuales o su potente música logran compensar el desparrame de Anderson y sus multitud de guionistas.
Tampoco ayuda el trío protagonista. Él, Harington, sin el Muro a la espalda pierde todo interés aunque se despoje del negro para lucir abdominales a las primeras de cambio. Ella, Browning, no es tan guapa para perdonarle su ausencia total y absoluta de gracia. Y el malo, Sutherland, simplemente pasaba por allí a recoger su cheque... y parece que le divierte bastante hacerlo disfrazado de romano.
Y entre dislate y dislate, entre los murmullos y las risas no buscadas, no podemos evitar llegar a una lapidaria conclusión: lo que Anderson y cía perpetran en 'Pompeya' no es cine de catástrofes, es cine catastrófico.
Al final el Vesubio arrasa con todo. Menos mal.