Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi resucita al Barcelona en cinco minutos

Osasuna - BarcelonaEFE

El FC Barcelona ha remontado (1-2) un complicado partido a Osasuna en el Reyno de Navarra, correspondiente a la segunda jornada de la Liga BBVA, en un encuentro en el que los azulgrana hicieron valer sus destellos de calidad y en el que Leo Messi con un doblete neutralizó en cinco minutos el tanto inicial de Joseba Llorente.

De esta forma, los de Tito Vilanova, quien fue expulsado por roja directa en la segunda parte, consiguen salvar los tres puntos en un choque que se les puso muy cuesta arriba y que la temporada pasada terminó con derrota.
El Reyno de Navarra no iba a ser un campo cómodo para el Barcelona y eso es algo que los rojillos se encargarían de mostrar desde el primer minuto. Apenas habían transcurrido 30 segundos cuando Cejudo se fue de Piqué y con un potente disparo hizo emplearse a fondo a un Víctor Valdés que envió el balón a córner.
Osasuna no repitió estas llegadas con asiduidad, pero sí exhibió un juego físico y una presión asfixiante que amenazaban el juego de posesión del Barcelona. Aún así, los azulgrana se acercaron bastante a la portería defendida por el cancerbero local sin demasiada fortuna.
Transcurrido el primer cuarto de hora, un buen centro de Lamah desde la izquierda fue rematado a gol por Joseba Llorente de cabeza. Saltaba la sorpresa en el estadio navarro.
El gol no afectó a los culés que se acercaban al área osasunista con frecuencia gracias a la calidad de Messi e Iniesta. El de Fuentealbilla tuvo el empate en sus botas y envió un pase mágico al argentino que el '10' azulgrana estrelló en Andrés Fernández. Además, los azulgrana protestaron un fuera de juego, a su juicio, inexistente.
Osasuna no bajaba el pistón y cada vez que se acercaba al área de Valdés llevaba peligro. Tras el descanso, el guión parecía repetirse. Los locales continuaban trabando el juego culé y de vez en cuando soltaban sus 'picotazos'. Las llegadas 'rojillas' se convirtieron en habituales, mientras el Barcelona no podía ocultar su desconcierto. Llegaban, pero sin la convicción y el peligro de hombres como Sisi o Lamah.
La entrada de Pedro y Xavi dio oxígeno al Barcelona y en plena ofensiva culé una gran jugada del delantero canario fue rematada por Messi en boca de gol. La expulsión por roja directa de Puñal terminó por 'ahogar' a un exhausto equipo local.
Cuatro minutos después, una jugada personal de Jordi Alba desde la izquierda se convirtió en un buen servicio para Messi que se encargó de rematar el balón al fondo de las mallas y remontar el partido. Al final, Osasuna intentó el tanto del empate con más voluntad que cabeza, mientras que el Barcelona supo contener el balón.