Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Curro Díaz corta la primera oreja

Plaza de toros de Sevilla, durante el segundo festejo de la Feria de Abril. Foto: Mundotoro.comtelecinco.es
Curro Díaz ha cortado la primera oreja de la Feria de Abril en una actuación frente al cuarto de la tarde en la que el torero se sobrepuso a una tremenda voltereta que le propinó el astado. Interesante el segundo festejo del serial sevillano a pesar de la lluvia, con una terna de toreros muy predispuesta y una variada corrida de José Luis Pereda en la que sobresalieron los que hicieron segundo y tercero. Completaron el cartel Miguel Abellán, que dio una vuelta al ruedo con el mencionado segundo en una faena en la que hizo gala de una serena madurez y César Girón, que saludó una ovación tras lidiar al tercero.
Díaz cortó la oreja del cuarto gracias a los muletazos que ejecutó con la mano derecha, llenos de temple, despaciosidad y torería y a la estocada con la que dio muerte al toro, estando visiblemente mareado. El que abrió plaza fue un toro parado, distraído y con muy poco celo. El toro manseó de forma ostensible y Curro Díaz jamás le pudo plantear faena, pues su oponente ni siquiera obedecía a los toques, por lo que decidió ir rápidamente a por la espada, gesto que agradeció el público.
Miguel Abellán dio una vuelta al ruedo tras estoquear al segundo toro de la tarde. El madrileño, que había destacado en el saludo capotero y en un ajustado quite por chicuelinas con el que replicó al realizado por César Girón, aprovechó el buen pitón izquierdo del toro de José Luis Pereda en una faena de muleta de serena madurez. El momento álgido se vivió con un muletazo invertido que hizo sonar la música. La estocada, que cayó algo trasera, y el doble descabello que necesitó para pasaportar a su oponente, le impidieron cortar una oreja. Con el manso que hizo quinto Abellán apenas tuvo opciones ya que su oponente se rajó muy pronto. Poco pudo hacer con este material el torero de Usera que sin embargo volvió a dejar patente su oficio y disposición, lo que le valió saludar una ovación.
La exigencia de la que hizo gala el tercer toro de la tarde no amilanó a César Girón, que realizó una faena muy asentada en la que destacaron varios muletazos con la mano derecha. El mayor mérito del joven torero fue bajarle la mano a su oponente, que protestaba en los remates de las series por alto. Tras un pinchazo, cobró una certera estocada y saludó deste el tercio una justísima ovación. Con el que cerró plaza no tuvo ninguna posibilidad de triunfo.