Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David Bowie en España: langostas, caviar y un camerino "que no pisó nadie jamás"

Un camerino "gigantesco al que no entró nadie jamás", una mesa "digna del medievo con manjares" como langosta y caviar que se renovaba intacta cada día y "una cantidad inmensa de tráilers y trailers" a las puertas de los escenarios son algunos de los recuerdos de Servando Caballar durante los tres conciertos en España en el año 1987 en los que su grupo Aviador Dro teloneó a la gran estrella británica.
David Bowie ofreció dos conciertos en el Mini Estadi de Barcelona y otro en el madrileño Vicente Calderón con motivo de su gira 'Spider Glass'. "Fue una experiencia fantástica, dentro de que no tuvimos la oportunidad de conocerle personalmente", ha aseverado en declaraciones a Europa Press Caballar.
"Prácticamente llegaba con la limusina al concierto y se marchaba directamente, no hacía pruebas. Iba del hotel al escenario y del escenario al hotel, por lo que no tuvimos esa suerte de conocerle --ni tampoco The Strangles, los otros teloneros--, pero compartir escenario con él fue toda una experiencia", ha explicado.
El músico español ha señalado que llegaron a ser teloneros de Bowie a través de su discográfica, DRO Records, referente en España en los años 80. "Intentábamos que diversos grupos de la discográfica telonearan a grandes estrellas y surgió la oportunidad con Bowie. Llegamos a una serie de acuerdos que exigían los promotores y, además, supongo que la gente de Bowie tuvo que dar el visto bueno", ha indicado.
A pesar de esa falta de 'contacto' personal, Caballar sí ha recordado entre risas "la pena" que sentían al ver cómo se desperdiciaba la comida que servían al artista en su camerino --"que no pisó nadie"-- y que ellos hubieran estado "dispuestos a aprovechar".
"Se veía una mesa gigantesca con toda clase de manjares (langostas,caviar) y, aunque ponían regularmente toda esa mesa, nadie entraba al camerino ni los tocaban. Después del concierto, los encargados lo recogían todo y lo tiraban, sin dejar probar bocado. Nos daba pena todo este desperdicio", ha recordado con humor Caballar.
PRIMER MUTANTE
Pese a que Bowie no fue "una influencia absolutamente directa" para Aviador Dro, sí que transmitió a la banda española "un gusto por el cuidado estético". "Compartíamos esa emoción por que no solamente la música transmitiera las ideas, sino también la fisonomía, el aspecto o las portadas", ha destacado.
Por ello, ha insistido en que "como concepto" sí fue una influencia, además de definir a "canciones aisladas" como 'Heroes' como "una maravilla". "Hemos perdido a un héroe del pop y a uno de los primeros mutantes. Seguramente ahora nos estará vigilando en alguna estación espacial a ver si no caemos en la mediocridad", ha concluido.