Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las ex esposas de David Carradine revelan las extrañas aficiones sexuales del actor

El actor junto a Gail Jensen, su esposa durante 15 años,  que ha hablado de los "momentos estrambóticos" de Carradine y de su comportamiento sexual. Foto ABC news.telecinco.es
La muerte en extrañas circunstancias de David Carradine ha abierto la caja de Pandora. Las probabilidades de que el actor fuera un aficionado a los juguetes eróticos y a toda clase de vicios de alcoba parecen bastante altas. Gail Jensen, su tercera esposa ha contado la vida sexual de Carradine, que "podía pasarse días organizando su plan y después iba a una 'sexy shop' y compraba todos los aditamentos para llevarlo a cabo".
Jensen que vivió con 'el pequeño saltamontes' durante doce años ha asegurado que Carradine "tenía sus momentos estrambóticos", según publica el portal de la cadena ABCnews.com.
La mujer reveló que a veces él se ataba las manos y podía permanecer así planeando lo que quería hacer". Jensen, que divorció del actor en 1997 ha explicado que "él veía el acto sexual como una forma de meditación y de aliviar el estrés".
Pero ella no ha sido la única en sacar las intimidades de la vida sexual de Carradine. Otra de sus ex, Marina Anderson, ya había asegurado durante la causa del divorcio que al actor "le gustaban las prácticas potencialmente mortales".
Anderson sólo permaneció cuatro años junto a Carradine y afirma que estos fueron como "un parque de atracciones de alto riesgo".
La fotografía que publicaron los periódicos tailandeses muestran un cuerpo desnudo atado en las manos y en los genitales.
La tesis de los investigadores refuerzan estos detalles al barajar como primera hipótesis la de muerte por accidente sexual.
El tabloide británico 'The Sun' publica el testimonio del propietario de una 'sexy shop' que confirma la afición de Carradine por los fetiches eróticos. La estrella de las película de Kung fu era un asiduo comprador de lencería 'hot' y de toda clase de artilugios de placer.
Las últimas informaciones divulgadas por la prensa tailandesa aseguran que el cuerpo del actor apareció con una peluca, un liguero, además de encontrar una máscara de latex debajo de la cama.