Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Demandan a una pareja por poner una cocina de Ikea en un apartamento en Nueva York

Una adinerada pareja islandesa fue demandada por colocar muebles de cocina de la compañía sueca Ikea en su lujoso apartamento de Nueva York, según el periódico New York Post. Al parecer, la firma sueca no se considera 'chic' en la Gran Manzana.
El diario neoyorquino detalla que la firma inmobiliaria Paramount Realty Group presentó ante un tribunal de Manhattan una demanda contra el consejero delegado del grupo islandés de inversión Baugur, Jon Asgeir Johannesson, y su prometida, Ingibjorg Palmadottir, por montar una "fea" cocina con muebles de Ikea.
Esa compañía sueca es conocida por vender muebles y accesorios para el hogar a precios accesibles, que, según Paramount Realty Group -que alquiló el apartamento a la rica pareja para luego subarrendarlo a terceras personas-, son demasiado vulgares para el nivel del inmueble.
La pareja islandesa se había comprometido a realizar una serie de reformas antes de alquilar por 26.000 dólares al mes el apartamento de tres habitaciones que compraron en 2007 por cerca de 10 millones de dólares en la decimosexta planta de un lujoso edificio de Manhattan.
Los nuevos inquilinos esperaban "una cocina de diseño de John Pawson con encimera satinada de acero inoxidable, electrodomésticos Miele y un frigorífico Sub-Zero con frontal integrado de madera de cerezo" y, sin embargo, "se encontraron muebles de aglomerado de Ikea que se deshacen a los ocho meses", asegura el diario.
"La cocina instalada estaba fabricada por Ikea, conocida por ofrecer muebles de bajo coste, y no alcanza el nivel de una cocina apropiada para un inmueble ubicado en el número 50 de Gramercy Park North", asegura la demanda, que reclama una indemnización de 52.000 dólares.