Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Depero, artista esencial del Futurismo

La Fundación Juan March dedica desde el próximo 10 de octubre y hasta el 18 de enero de 2015 una retrospectiva dedicada al artista italiano Fortunato Depero, uno de los miembros más relevantes del movimiento futurista que, sin embargo, no es tan conocido en el contexto internacional como Giacomo Balla o Umberto Boccioni.
Un total de 300 piezas, entre objetos, documentos y fotografías, tanto de Depero como de otros artistas coetáneos, conforman esta exposición, que lleva por título 'Depero futurista (1913-1950)'. En ella, la institución mostrará en su sede de Madrid tanto una visión del artista, como su contribución a uno de los movimientos de vanguardia más importantes del pasado siglo.
Según ha explicado este viernes el director de la Fundación Juan March, Javier Gomá, durante la presentación, esta exposición se enmarca en aquellas muestras promovidas por la institución que tratan de recuperar a nombres que, por algún motivo, han quedado al "margen de la historia canónica del arte".
Ese es el caso de Depero, cuya obra no ha tenido el mismo "impacto" que la de otros nombres, como Boccioni o Balla, puesto que su obra coincidió en tiempo con el fascismo y, "aunque no fue ningún adalid del fascismo", esa "contaminación le perjudicó", según destaca Gomá.
Por su parte, el comisario de esta muestra, Manuel Fontán del Junco, ha explicado que Depero huyó siempre de la visión centrada en la pintura, puesto que la proclamación de las vanguardias se produce no tanto en esta técnica, como en las artes aplicadas, es decir, en la aplicación del arte para cambiar el mundo totalmente.
Depero "no hizo distinción" entre la pintura y las artes aplicadas" y de hecho tuvo la "convicción" de que el arte del futuro sería publicitario. Según subraya Fontán, esa "necesidad de autopromoción" convive en el artista y lo coloca en el presente.
Tanto la exposición como el catálogo que completa la muestra presentan una selección de obras de otros futuristas datadas entre 1909 y 1916: obras y textos de Filippo Tommaso Marinetti, Giacomo Balla, Anton Giulio Bragaglia, Carlo Carrà, Umberto Boccioni, Luigi Russolo, Mario Sironi, Gino Severini y los Cangiullo, entre otros.
Las obras proceden de colecciones públicas y privadas de Italia, Europa y Estados Unidos, entre las que destacan por su número e importancia las de la Colección Mattioli, Suiza y el Mart, el Museo di arte moderna e contemporanea di Trento e Rovereto --el museo del que forma parte la Casa de Arte Futurista fundada por Depero--, además de las valiosas aportaciones de los Musei Civici de Milán y Brescia, el Archivio Depero y otras instituciones públicas y colecciones privadas.
FUTURISMO: RUPTURA CON LA TRADICIÓN
El 20 de febrero de 1909, Filippo Tommaso Marinetti publicó un manifiesto en el periódico parisino Le Figaro que supuso el inicio del Futurismo, un movimiento artístico que ha pasado a la historia por la radicalidad de sus propuestas.
Desde entonces y hasta 2015, la plástica y la literatura se nutrió de contribuciones de numerosos artistas, quienes buscaron una ruptura con la tradición y el convencionalismo del arte. Finalmente, la Primera Guerra Mundial, supuso una censura por la entrada en combate de muchos futuristas y la muerte de Umberto Boccioni, entre otros.
Fortunato Depero, viajó a Roma y conoció a Marinetti en 1913. Allí conoció a Boccioni, y el contacto con este y con Giacomo Balla provocó un cambio radical en su producción artística: a principios de 1915 Depero sería oficialmente admitido en el movimiento futurista, del que se consideraría parte hasta el final de su vida, casi dos décadas después de la muerte de Marinetti en 1944.