Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descansar "encima" de Marilyn cuesta más de tres millones de euros

En 1954, el popular jugar de béisbol Joe DiMaggio se casó y se divorció de Marilyn Monroe. La pareja, antes de su divorcio, había adquirido dos tumbas, una encima de la otra, situadas en el popular Corridor of Memories Mausoleum del cementerio Pierce Brothers Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles. DiMaggio durante su separación de Marilyn le vendió su nicho al empresario Richard Poncher. Solo 8 años más tardes, en 1962, la famosa Marilyn Monroe a los 38 años se suicidó y fue enterrada en el lugar acordado.
Cuando Poncher falleció, en 1986, fue enterrado encima de la tumba de Marilyn pues fue su deseo, es más le pidió a su mujer que su cuerpo yaciese boca a bajo, pues así estaría orientado hacia Marilyn Monroe.
Ahora la viuda de Poncher, Elsie, una mujer de 70 años, ha subastado la tumba en la que reposa el cuerpo de su marido mediante la página web Ebay. La subasta, que empezó hace sólo 10 días, con una cifra de salida de 500.000 dólares y con más de 70 participantes, ya ha dado sus frutos. El nicho ha sido vendido por 3,2 millones de euros (4,6 millones de dólares), lo que hace de ella uno de los lugares más caros del mundo por metro cuatro, según afirma el diario 'El País'.
Deudas
Según Elsie Poncher, la venta se ha producido motivos económicos. La mujer afirma que aún tiene pagos pendientes de la hipoteca de su mansión de Beverly Hills por un valor de 1,6 millones de dólares a los cuales no podría hacer frente sin la venta de la tumba de su marido. Todavía no se conoce el nombre del nuevo dueño del nicho, pero Ebay ha declaro que dará más detalles cuando se finalice el proceso de venta.
Elsie Poncher ha explicado que ha su muerte desea ser incinerada, por lo que trasladará los restos de su marido al nicho que estaba destinado para ella. Richard Poncher ya no compartirá descanso ni con Marilyn, ni con otras grandes estrellas como Natalie Wood, Farrah Fawcett, Dean Martin o Truman Capote, ni en un futuro con Hugh Hefner, el magnate de PlayBoy, que compró una crípta en 1992 al lado de la tumba de la fallecida Monroe.