Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren que el momento de aparición de mutaciones resistentes afecta al tratamiento del cáncer colorrectal

Un equipo internacional ha descubierto que el momento de aparición de mutaciones en un determinado gen que generan resistencia afecta a la eficacia del tratamiento para el cáncer colorrectal, según publica la revista 'Nature Communications'.
El trabajo ha sido liderado la investigadora del Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques (Imim) Clara Montagut y por el investigador del Candiolo Cancer institute de Turin (Italia) Alberto Bardelli, ha informado este martes el centro en un comunicado.
Los investigadores han descifrado que la manera como algunos cánceres colorrectales son capaces de adaptarse a la terapia con fármacos anti-EGFR "viene determinada por las características moleculares que el tumor adquiere durante el tratamiento".
Según los investigadores, los pacientes tratados con el fármaco que adquieren mutaciones durante el tratamiento "tendrán una peor respuesta y se volverán resistentes al tratamiento más rápidamente que aquellos que no desarrollen esta mutación", según Montagut, que también es oncóloga del Hospital del Mar.
"Las nuevas técnicas como la biopsia líquida nos permiten detectar en la sangre de los pacientes las diferentes mutaciones que van apareciendo durante el tratamiento", ha dicho la investigadora, lo que permite tomar la decisión terapéutica más apropiada.
El cáncer colorrectal es heterogéneo, es decir, dentro de un mismo tumor conviven diferentes subpoblaciones de células con diversas mutaciones, hecho que permite que el tumor se adapte y pueda volverse resistente, según el Imim.
"Hemos constatado que no hay que estudiar solamente las resistencias, sino cuáles se instauran primero", puesto que este elemento marcará la tendencia del tumor y se podrá actuar en consecuencia, modificando la terapia si es necesario.
Según el estudio, la terapia anti-EGFR resulta "ineficiente" en algunos tipos de tumores que consiguen escapar al efecto del tratamiento y llevarlo al fracaso, como el cetuximab y el anitumumab, que sirven solo para un subgrupo de pacientes, ha explicado Montagut.