Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desigual vuelve a NYFW con una colección que se renueva desde su propuesta en tejidos

La ciudad como punto de encuentro de tradiciones y culturas es la gran fuente de inspiración de OI2016 de Desigual, un espacio en el que el cruce y la superposición de inmensos ecosistemas son las ciudades desde hace milenios. Un concepto que evoca la ciudad del SXXI, un espacio imaginario en el que el pasado y el presente, oriente y occidente, lo artesanal y la tecnología se encuentran en un fascinante collage cultural.
La colección propone un viaje por las calles y avenidas de esta urbe vibrante en la que se escuchan los ecos de lenguas de los cinco continentes. Los estampados citan los lugares de origen de pueblos llegados de lugares lejanos, flores exóticas, motivos geométricos inspirados en mosaicos orientales recorren una propuesta en la que la textura de los materiales cobra un especial protagonismo y terciopelos, acolchados y jacquares invitan a acariciar las prendas. Una silueta fluida de cintura marcada perfila un look fresco y urbano que se complementa con otra oversize de reminiscencias setenteras, dos opciones en las que el juego de las superposiciones se plantea como una invitación a construir nuevas piezas.
El denim muestra su lado más creativo decorado con bordados y detalles hindús reinterpretados que se alían con el tweed y con tejidos de sastrería masculina. La paleta se expande y brilla con los tonos de un invierno nómada; azules bizantinos, verde hoja y caqui, purpuras luminosos, rojo intenso, destellos de amarillo*Y el contraste del blanco y negro, gráfico y vibrante. En cuanto al patch, explora sus posibilidades más referencias y estilo libre como metáfora de la diversidad.