Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Determinan las regiones cerebrales más importantes para el razonamiento y la toma de decisiones

Científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) han utilizado el mayor registro mundial de pacientes con lesión cerebral para determinar las regiones cerebrales más determinantes para el razonamiento y la toma de decisiones, que se originan en la parte más grande de la masa gris, el lóbulo central.
Así se desprende de los resultados del estudio publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS), para el que han utilizado los mapas de las lesiones cerebrales de cerca de 350 personas que incluían datos sobre la actividad de cada paciente mientras realizaban determinadas tareas cognitivas.
Al examinar toda la información recabada, los investigadores fueron capaces de ver exactamente qué partes de los lóbulos frontales eran fundamentales para tareas como el control de la conducta y la toma de decisiones, así como la diferencia entre estos dos tipos de procesamiento.
"Estos datos son realmente únicos y no se habían podido obtener en ninguna otra parte del mundo", como ha explicado Jan Glascher, autor principal del estudio.
Así, los patrones de cómo las lesiones afectan a tareas específicas mostraron una separación "muy clara" entre las regiones de los lóbulos frontales necesarias para controlar el comportamiento, algo que previamente se había podido observar a través de resonancias magnéticas en personas sanas.
En cambio, a diferencia de estos estudios anteriores, en esta ocasión fueron capaces de mostrar cuáles son las áreas más críticas y las menos importantes, una información "crucial" para la neurociencia cognitiva básica y para poder vincular estos resultados con la práctica clínica.
Por ejemplo, explica Ralph Adolphs, otro de los autores del estudio, en función de las decisiones a tomar se activan unas regiones cerebrales u otras y, en ocasiones, cuando hay una lesión el resto de su cerebro es capaz de compensarlo minimizando el deterioro. "Conocer esto será tremendamente útil tras diagnosticar una lesión cerebral", ha asegurado.
Los investigadores ya están trabajando en su próximo proyecto, que utilizará la cartografía de las lesiones para ver cómo el daño a regiones particulares del cerebro puede afectar al estado de ánimo y la personalidad.