Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a George Michael por estampar su coche contra una tienda

George Michael, en una imagen de archivo. Foto: APtelecinco.es
El cantante pop fue arrestado al amanecer del pasado domingo después de destrozar con su coche la parte delantera de una tienda de fotografía Snappy Snaps. Al parecer, George Michael regresaba de una noche de desenfreno en el desfile del Orgullo Gay del centro de Londres y su detención se llevó a cabo "bajo la sospecha de que no estaba en condiciones de conducir".
El cantante de pop, de 47 años, al que recientemente se le había cumplido la prohibición de conducir por dos años que le habían impuesto hace algún tiempo, fue arrestado a las 3.35 de la mañana bajo la sospecha de que no estaba en condiciones para conducir.
La tienda, ubicada en el norte de Londres, quedó con la puerta rota y las ventanas hechas añicos por el impacto. El cantante fue puesto en libertad bajo fianza hasta el próximo mes de agosto.
El representante de George Michael se ha negado a hacer declaraciones sobre el incidente.
No es el primer encontronazo con las fuerzas del orden de George Michael. El cantante fue detenido en septiembre de 2008 cuando le pillaron en unos baños públicos en posesión de crack, cocaína y marihuana. A esto hay que añadir que un año antes le mandaron cumplir 100 horas de servicio comunitario por conducir bajo los efectos de la droga. La policía le encontró desplomado al volante de su Mercedes.
El año pasado, George Michael concedió una entrevista muy sincera a The Guardian en la que confesó que había dejado de consumir marihuana y que sólo se fumaba "siete u ocho" porros de hachís al día, muy poco comparado con los 25 que se fumaba antes.
El cantante de 'Careless Whisper', que mantiene una larga relación sentimental con el ejecutivo de ropa deportiva Kenny Goss, también admitió en aquella entrevista que le frustraba el hecho de que la gente le juzgara por su adicción a las drogas y su tendencia sexual.

 
 
 
Una vida rodeada de escándalos
"He hecho ciertas cosas en ciertos momentos que no tenía que haber hecho, una o dos veces. Por supuesto que nadie quiere fumar crack regularmente", sentenció el cantante británico. IM