Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego López cumplirá ante el Levski cien partidos con el Villarreal

Diego López. FOTO: Archivo.telecinco.es
Diego López, portero del Villarreal, cumplirá su partido número cien en el club castellonense si juega este miércoles el partido de Liga Europa frente al Levski de Sofía en Bulgaria. El meta gallego se ha convertido en uno de los pilares del equipo desde que llegó al Villarreal en la temporada 07-08, tras una decidida apuesta del club que logró su traspaso del Real Madrid, por cerca de seis millones de euros.
Aunque Diego López debutó el 20 de septiembre ante el Bate Borisov en partido de Copa de la UEFA, no sería hasta la jornada duodécima cuando fue alineado por primera vez en Liga. Tras otra aparición, cinco semanas más tarde, por fin se hizo con la titularidad en la jornada vigésima, un puesto que no ha abandonaría en toda la campaña, salvo un partido por sanción.
Asentado ya en la plantilla, Diego López jugó todos los minutos en el siguiente campeonato liguero y en la actual temporada no se ha perdido tampoco ningún encuentro de Liga. En el ámbito internacional acumula 23 partidos oficiales, en los que ha disputado todos los minutos a excepción del jugado ante la Lazio, en el que tuvo que ser sustituido por lesión en el minuto 51.
El promedio de goles recibidos por Diego López es de 1,1 goles por partido y de los dieciséis penaltis que le han lanzado ha detenido seis, mientras que dos dieron en la madera y ocho se convirtieron en gol. El meta también destaca por su deportividad, ya que en el capítulo disciplinario sólo figura una expulsión y ocho amonestaciones.
Pires: "Este partido es una final"
Por su parte, uno de los pesos pesados del vestuario amarillo, Robert Pires, destacó la importancia del encuentro y no dudó en calificarlo de final, ya que se juegan buena parte de sus opciones de clasificación para los dieciseisavos de final del torneo.
El Villarreal ocupa ahora mismo la segunda plaza del grupo, empatado a seis puntos con el Lazio, mientras que el Salzburgo ya está prácticamente clasificado, tras haber ganado todos sus encuentros, y los búlgaros están descartados con cero puntos: "Sabemos que no podemos fallar, ya que de hacerlo quedaríamos eliminados. Como se dice en este tipo de encuentros es ya una final, a la que acudimos con un poco de dificultad, ya que no estamos logrando buenos resultados a domicilio".
El conjunto castellonense no ha sido capaz de ganar ni un solo encuentro esta temporada lejos de su estadio, pero confía en poder empezar a revertir esta situación en Sofía: "Las sensaciones no son las mejores tras el último partido fuera de casa, pero debemos asumir la responsabilidad y afrontar el partido con la máxima seriedad, si queremos seguir vivos en esta competición. Ya toca ganar fuera de casa y para hacerlo sabemos que no podemos hacer lo mismo que hicimos en el Molinón", concluyó.
JNP