Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite un espía británico por la vinculación de su mujer en la supuesta orgía de Mosley

El escándalo sexual del presidente de la FIA, Max Mosley, ha salpicado a un agente del servicio de espionaje interior británico, MI5, lo que ha forzado la dimisión se su puesto. La vinculación del agente con el caso Mosley viene de la mano de su esposa, que según el Sunday Telegraph es una de las cinco prostitutas que participó en la supuesta orgía de estética nazi atribuida a Mosley.
La mujer fue quien difundió a 'News os the World' a finales del marzo pasado extractos del vídeo de la presunta orgía. El espía presentó su renuncia al ver las evidencias de la implicación en el escándalo de su esposa, que cobró una buena suma de dinero a cambio del vídeo de la orgía, según la prensa británica.
El agente en cuestión, de más de 40 años de edad, sirvió en las Fuerzas Armadas del Reino Unido antes de ingresar en el MI5. Dentro del servicio interior de espionaje ha desempeñado labores de vigilancia de sospechosos de la red terrorista Al Qaeda, espías rusos y jefes del crimen organizado.
Por su parte, el director general del MI5, Jonathan Evans, ha asegurado al primer ministro británico, Gordon Brown, y a su ministra del Interior, Jacqui Smith, que el servicio de espionaje no estuvo involucrado en el caso.
Mosley ha negado las connotaciones nazis del episodio sexual y ha adelantado que va a demandar al 'News of the World'. El presidente de la FIA, que ha soportado numerosos llamamientos para dimitir, afrontará el próximo 3 de junio en París una reunión extraordinaria de la asamblea general de la directiva de esa institución en la que su cargo se someterá a un voto de confianza.