Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los museos de EEUU se reinventan para sobrevivir a la crisis económica

Los museos más importantes de EEUU han echado mano a la imaginación para estimular las visitas a sus instalaciones en tiempos de crisis. Ya no valen tener una buena muestra o un nombre de un afamado artista como gancho para atraer visitantes. Ahora ofrecen clases de yoga gratis, programación de conciertos y hasta una noche en bicicleta en el museo.
La crisis económica está poniendo en apuros al arte, con la caída del turismo y de las donaciones de los mecenas. En los últimos meses, algunos museos han puesto en venta algunas de sus obras para llenar su arcas, como el Museo de la Academia Nacional que vendió dos pinturas del movimiento artístico Hudson River School para obtener fondos.
El Museo de Arte Moderno de Nueva York (Moma), por su parte, ha ofrecido una clase de yoga gratis como parte de la video instalación del artista Pipilotti Rist, Pour Your Body Out.
La clase de yoga se hizo en la sala de la exposición como si fuera parte de la obra de arte. El Moma además sacó a la calle 58 reproducciones de sus obras más importantes, como parte de una campaña de promoción para atraer visitantes locales.
La intención, según explicó la responsable de comunicación del Moma, Kim Mitchell, es recordar a los neoyorquinos lo que tienen en su propia ciudad. Según Mitchell, una buena parte del público que visita el museo es extranjero.
Otros museos, como el Art Institute of Chicago, busca convertirse en el centro cultural de la ciudad, ofreciendo junto a las exposiciones, conferencias, recitales de poesía y conciertos gratuitos a la hora del almuerzo.
El Museo Hammer de la Universidad de California, en Los Angeles, organizará en abril próxima una noche en bicicleta en el museo, donde los participantes podrán ir en bici por el patio del edificio, además de ver una película y tomar cócteles.
"En una ciudad como Los Angeles, la gente está encontrando excusas para salir sin tener que ir a restaurantes caros", explicó a The New York Times la directora del museo, Ann Philbin.
"En estos momentos difíciles tenemos que tocar todas las teclas posibles", expresó el director del Moma, Glenn D. Lowry.ZA