Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elena Anaya: "Todos los rodajes son una lección para mí"

La actriz española Elena Anaya protagoniza 'Pensé que iba a haber fiesta', una película de bajo presupuesto que se estrena este viernes en España, y de la que la está "muy" orgullosa: "Para mí es un privilegio hacer películas pequeñas porque es algo que elijo".
La intérprete ha visitado Madrid este miércoles para promocionar esta coproducción hispano argentina dirigida por Victoria Galardi, una directora con una mirada "peculiar, privilegiada" y que tiene la capacidad de "contar historias como nadie", según ha afirmado Anaya.
La cinta se grabó en solo cuatro semanas en Argentina, por lo que el proceso ha sido "intenso" para la protagonista, pero a la vez enriquecedor: "Todos los rodajes son una lección para mí. He aprendido como sacar adelante un proyecto pequeño, personal, sin grandes productores", expresa.
La comedia dramática relata la historia de Ana (Elena Anaya) y Lucía (Valeria Bertuccelli), dos amigas íntimas cuya relación se pone a prueba cuando Ana inicia un romance con Ricki (Fernán Mirás), el exmarido de Lucía.
Tras cuatro años separada de su esposo, Lucía decide irse de viaje con su nueva pareja, dejando a su amiga del alma a cargo de su hija y su casa. Ana se encontrará allí con Ricki y ambos descubren que siempre se gustaron, pero la culpa y el miedo a perder a su amiga hacen que Ana no disfrute de su relación.
La ganadora de un Premio Goya por su interpretación en 'La piel que habito' no ha escatimado en halagos para sus compañeros de reparto, dos "grandes en Buenos Aires y donde quiera que vayan", por su "versatilidad" y "talento". Anaya asegura que trabajar con Valeria y Fernán "es un placer" y que ya buscan incluso nuevos proyectos en los que volver a actuar juntos.
Sobre su personaje, Elena resalta su necesidad de "ser querida" y de que "las cosas le vayan bien", además confiesa que lo que más le atrajo del papel fue su "normalidad", ya que lo que se ve en un principio "es solo la punta del iceberg", para posteriormente apreciar su "explosión".
'Pensé que iba a haber fiesta' concursó en el Festival de San Sebastián 2013 (Sección Horizontes Latinos), certamen en el que Galardi también participó con sus dos anteriores trabajos: 'Amorosa Soledad' y 'Cerro Bayo'.