Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Emerson Fittipaldi

Emerson Fittipaldi (Sao Paulo, 12 de diciembre de 1946) fue campeón del mundo en 1972 y 1974. 'Emmo', tal y como lo apodaban sus más allegados, fue, con 25 años, el piloto más joven en ganar un campenato del mundo. Tras dos años de gloria, su rendimiento comenzó a descender, se hundió hasta desaparecer y pasar desapercibido en su última etapa. Su condición de piloto más joven permaneció indeleble y fue la inspiración para los nuevos pilotos brasileños a la Fórmula 1.
Emerson Fittipaldi debe su nombre a Ralph Waldo Emerson, un escritor admirado por su padre, Wilson Fittipaldi, destacado periodista de automovilismo brasileño y comentarista de radio. Con este telón de fondo, Emerson y su hermano mayor, Wilson Jr, se convirtieron pronto en entusiastas seguidores del deporte de las cuatro ruedas, aunque cuando se decidió a convertirse en piloto, su padre se mostró reticente a financiar su carrera. No obstante, Fittipaldi padre construyó un kart y comenzó a presentar a sus dos hijos a competiciones, con más éxito para Emerson, que se convirtió en campeón brasileño de karts a la edad de 18 años. En 1967, cuando Wilson Fittipaldi se decidió a construir monoplazas de Fórmula Vee, Emerson llevó a uno de ellos a la liga brasileña.
En 1969 llegó a España , compró un Fórmula Ford y ganó sus primeras carreras. Pasó a la Fórmula Tres con resultados igualmente impresionantes y la recompensa se hizo esperar poco. Lotus lo contrató como piloto de Fórmula Dos para 1970. Colin Chapman le ofreció un contrato a largo plazo en su equipo de Fórmula 1, y amplió su flota a tres monoplazas sólo para que Fittipaldi pudiera competir.
Tras su debut en el Gran Premio de Gran Bretaña en 1970, acabó cuarto en Alemania. Luego vino el nefasto Gran Premio de Italia, en Monza, donde Jochen Rindt murió en un accidente. A principios de ese día Emerson también se estrelló a toda velocidad. Salió ileso. Su compañero de equipo, John Miles, quedó tan impresionado que decidió dejar la Fórmula 1 para siempre.
Su primera victoria llegaría en el Gran Premio de Estados Unidos de 1970. En la siguiente temporada, el avance de Emerson se vio dificultado por su implicación en un grave accidente de tráfico mientras conducía a través de Francia con su entonces esposa, Maria Elena. El accidente dejó severas lesiones crónicas en el piloto y, aunque el accidente no fue culpa suya algo cambió en la confianza de Emerson.
En 1972 el Lotus 72 fue el coche a batir y Emerson explotó su potencial, al ganar cinco de las 12 carreras, obtener todos los puntos necesarios para lograr el Campeonato del Mundo de Constructores y los suficientes para convertirse en Campeón Mundial a los 25 años de edad. El más joven de la historia de la Fórmula 1 hasta la llegada de Fernándo Alonso. 1
Al año siguiente fue tercero después de un año lleno de luchas internas con su compañero de equipo, Ronnie Peterson, que provocaron que abandonase Lotus para fichar por McLaren en 1974. En su M23, Emerson ganó en Brasil, Bélgica y Canadá, y se subió al podio en otras cuatro ocasiones más hasta convertirse en el Campeón del Mundo de 1974. Al año siguiente se vio eclipsado por la irrupción de otro grande, Niki Lauda, que ganaría el campeonato esa temporada.
Entonces llegó la gran noticia. Emerson abandonó McLaren y decidió, por lealtad y patriotismo por la familia, convertirse en socio de su hermano Wilson y formar parte del equipo Copersucar, financiado por una empresa Estatal de Brasil dedicada a la comercialización de azúcar.
Este fue su final en la Fórmula 1, cinco temporadas en Copersucar en las que no consiguió revalidar el título. Hubo más carreras después de la Fórmula 1 en la vida de 'Emmo'. Participó en la IndyCar en los EE.UU. y se convirtió en una estrella en esa serie, ganando en 1989 el Campeonato, y la famosa Indianápolis 500 donde consiguió ganar la carrera en dos ocasiones. Pero en 1996 se estrelló duramente en la carrera de la Michigan 500 y sufrió una fractura de cuello. Cuando aún se seguía recuperando con la esperanza de poder volver a correr, otro accidente en su avión privado, que se estrelló cerca de su granja en Brasil le dejaron graves lesiones en la espalda. Recuperado de sus lesiones, decidió dejar la competición y convertirse en una persona nueva.