Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ence obtiene 40 MW en el concurso de biomasa pero vincula su desarrollo a lograr la rentabilidad esperada

Ence - Energía y Celulosa se ha adjudicado una planta de generación de energía renovable con biomasa de 40 megavatios (MW) dentro la subasta de energía renovable organizada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo en la cual se han adjudicado 500 MW en eólica y 200 MW en biomasa, aunque ha vinculado su desarrollo a "obtener la rentabilidad esperada".
El grupo papelero y energético señaló que dispone ya de "un avanzado y novedoso" proyecto de generación con biomasa que permitirá desarrollar una planta de generación "altamente eficiente y bajos costes de producción, para aprovechar la biomasa forestal y agrícola del entorno en el que se ubique la central".
No obstante, y al haber sido la adjudicación, que es provisional hasta que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) lo confirme, sin prima a la inversión, Ence indicó que "sólo construirá la planta si está segura de obtener la rentabilidad esperada".
Ence dispone de tres emplazamientos posibles para llevar a cabo la inversión (Pontevedra, la localidad leonesa de Villaturiel y Huelva) y la selección final de la ubicación dependerá de las mejores condiciones y de las facilidades administrativas e institucionales para la ejecución del proyecto.
El grupo estima que el proyecto generará más de 300 puestos de trabajo durante los dos años de construcción y cerca de 750 empleos sostenibles, directos e indirectos, una vez puesta en marcha.
El proyecto supone un paso importante en el cumplimiento del plan estratégico 2016-2020 de Ence, nada más entrar en vigor. El plan del grupo contempla en el negocio de la energía una inversión de 325 millones de euros hasta el 2020 y alcanzar una potencia de producción de energía renovable con biomasa de más de 380 MW en dicho año.
SUBASTA.
Hoy ha tenido lugar la primera subasta de energía eólica celebrada en España, que ha servido para asignar nueva potencia por primera vez desde la 'moratoria verde' y que se ha cerrado sin que ninguna de las tres grandes eléctricas se haya adjudicado megavatios. Ha habido tanta presión competitiva, que los incentivos han quedado reducidos a cero, indicaron a Europa Press en fuentes del sector.
Durante la puja, en la que no han resultado adjudicatarias las sociedades de renovables de Iberdrola, Gas Natural Fenosa ni Enel Green Power España, participada en un 60% por Enel y en 40% por Endesa, se ha producido un 100% de descuento tanto sobre los incentivos para los 500 megavatios (MW) de eólica como para los correspondientes a 200 MW de biomasa.
Al no existir esta prima, las instalaciones deberán vender la electricidad al mercado sin incentivo adicional. Algunas empresas de referencia en el sector como Acciona ni siquiera han llegado a presentarse, al tiempo que el número de adjudicatarias es escaso.