Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encerrados durante tres meses para simular un viaje a Marte

El viaje tripulado al planeta rojo es una meta ya establecida en los programas espaciales de Estados Unidos, Rusia, China y los países miembros de la ESA.Foto NASAtelecinco.es
Experimento inusual. Seis voluntarios se han encerrado por tres meses en un módulo científico para participar en el simulacro de un vuelo a Marte. Cuatro rusos, un francés y un alemán participan en la prueba en el Instituto de Problemas Biomédicos (IPMB) de la Academia de Ciencias de Rusia.
Los voluntarios han sido seleccionados por la agencia espacial rusa Roscosmos y la europea ESA no podrán abandonar durante 105 días el módulo, que imita el interior de una estación espacial.
El experimento pone a prueba la capacidad de compatibilidad psicológica y la tolerancia de los integrantes de la tripulación y permitirá a los científicos estudiar día a día los efectos del aislamiento durante los vuelos cósmicos de larga duración.
"Estoy muy contento con la composición de nuestra tripulación y seguro de que en este equipo no tendremos problemas psicológicos", declaró a la prensa antes de iniciarse el experimento el comandante del grupo, el cosmonauta ruso Serguéi Riazanski.
Junto a Riazanski, de 34 años, integran el equipo otros tres rusos, el también cosmonauta profesional Oleg Artemiev (37 años), el maestro de deportes Alexéi Shpákov (40) y el médico Alexéi Baránov (33 años).
Los otros participantes son el piloto francés de aviación civil Cyrille Fournier, de 40 años, y el ingeniero alemán Oliver Knickel, de 28, según la agencia rusa Interfax.
Riazanski subrayó que todos los participantes pasaron por un riguroso proceso de pruebas médicas y psicológicas, estudiaron el funcionamiento de las naves espaciales y superaron un curso de supervivencia en un bosque de la región de Moscú.
Para sus ratos libres los voluntarios tienen libros, discos y películas en DVD, así como una guitarra y una armónica. Esta primera prueba no es más que la antesala del proyecto principal, el "Marte-500", que simulará un vuelo tripulado al Planeta Rojo, aunque con una nueva tripulación, y cuyo comienzo está previsto para finales de este año o principios de 2010.
Cada participante en el simulacro de 105 días percibirá 15 mil euros, mientras que las compensaciones de los voluntarios en el experimento mayor, el "Marte-500", ascenderán a 55 mil euros.
El viaje tripulado al planeta rojo es una meta ya establecida en los programas espaciales de Estados Unidos, Rusia, China y los países miembros de la ESA.ZA