Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España cumple el trámite bostezando

Amistoso España - Puerto Rico. Foto: EFEtelecinco.es

La selección española se ha llevado un exiguo triunfo en el partido amistoso frente a Puerto Rico (1-2), primer compromiso que afrontaba desde la consecución de la triple corona y una cita deslucida por la escasa entidad del rival, así como por el inoportuno lugar que ocupaba en el calendario.

El partido se inició con un cuarto de hora de retraso, muestra de la escasa seriedad de un compromiso pensado para recaudar fondos, aunque el alto precio de las entradas dejó muchos asientos vacíos en el Estadio Juan Ramón Loubriel. Los pocos y animosos aficionados locales que sí accedieron al recinto tuvieron la recompensa de ver un partido más que digno de su equipo.
Durante los cuarenta primeros minutos, España se vio sorprendida por un conjunto desorganizado, pero excesivamente duro, que se cobró una víctima en la figura de Juanfran Torres. El lateral del Atlético de Madrid sufrió un esguince de rodilla en un encontronazo, cumpliendo el gran temor de la expedición española, las lesiones en un encuentro intrascendente a tres días del inicio de la Liga BBVA.
El portero local Bill Gaudette, único profesional de la selección boricua en las filas del New York Red Bulls, inició su buen partido con varias paradas de mérito, pero se 'tragó' un lanzamiento de Santi Cazorla que no revestía aparente peligro. Nada pudo hacer acto seguido, cuando Cesc enganchó una gran volea a centro de Navas desde la banda izquierda.

Puerto Rico recorta distancias

El sevillano había formado como titular al igual que otros jugadores inesperados como el propio Juanfran, Albiol o Monreal, muestra de la proverbial mano izquierda de Vicente del Bosque, puesta también de manifiesto cuando, en el descanso, cambió a Piqué por Ramos o a Xabi Alonso por Busquets, para no dar pávulo a polémicas por lo minutos de juego Barcelona-Real Madrid.
Con un cómodo 0-2 en el marcador, la selección española se relajó en la segunda parte, seguramente pensando más en el largo camino de vuelta y en el modo recuperar energías para el inicio de la competición final, lo que aprovechó Puerto Rico para anotar en su único disparo a puerta. Fue un tanto nacido de la falta de concentración visitante, ya que Gaudette sacó de puerta y el balón le llegó para el mano a mano a Cintron, que batió a Reina por bajo.
España, nuevamente herida en su orgullo como ocurre con frecuencia en sus partidos amistosos, pegó un pequeño acelerón para recuperar la iniciativa y buscar la portería rival por medio de Llorente y de Torres, que tuvo la mejor ocasión junto con un remate al larguero de Cazorla al inicio de la segunda parte, pero Gaudette se lució con varias palomitas confirmándose como el mejor del partido, cuyo pitido final generó tranquilidad en una España incómoda y desganada.