Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La espectacular y esperada caída del puente del glaciar Perito Moreno

La espera ha sido corta. Desde el pasado martes turistas, científicos y medios de todo el mundo estaban expectantes ante la caída del puente que une el Glaciar Perito Moreno con la Península de Magallanes. Un acontecimiento mundial que se repite cada dos o cuatro años y que en esta ocasión, a diferencia de la anterior vez, se ha producido a plena luz del día.

Pocos espectáculos de la naturaleza pueden ser previsto con tiempo. Uno de ellos es la ruptura del puente de hielo del Perito Moreno, el glaciar que se encuentra en la Patagonia argentina. La ruptura del arco de hielo es un acontecimiento único que se produce cada 2 o 4 años y reúne a miles de turistas. En esta ocasión, según el diario argentino Clarín, se calcula que han presenciado el fenómeno natural unas 2.000 personas y entre 3.500 a 4.000 se encontraban en el Parque Nacional Los Glaciares en el momento exacto del desprendimiento.
El proceso que culmina con la espectacular caída del puente comenzó el pasado martes y según los expertos se produciría durante este jueves o viernes. Pero parece que el glaciar tenía prisa por satisfacer a los invitados que habían acudido a presenciar su "movimiento", así que a las 10:56 hora local (14:46 de España) se producía el esperado desprendimiento. En esta ocasión se dio a plena luz del día, a difrencia de la última vez en 2012, que se produjo de madrugada y no pudo documentarse.
El inmenso glaciar de 250 kilómetros cuadrados se extiende sobre el Brazo Rico del Lago Argentino y es la tercera superficie de hielo más grande del mundo tras los dos polos. Además de la caída del puente, desde el martes, los turistas podían y todavía pueden disfrutar de los desprendimientos de sus paredes laterales, de más de 70 metros de alto.