Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Esperamos que el personaje creado por Prager en Gran Hermano no salpique a Pablo"

Han pasado cuatro meses desde que el novillero Pablo Lechuga se quedase sin apoderado. Gerardo Prager entraba en la casa de Gran Hermano sin dar explicaciones y la misma tarde que toreaba en Algemesí (Valencia). Lechuga se mantiene centrado en la temporada que espera que sea la de su alternativa.
"Pablo, me voy a un programa de Telecinco; no te puedo acompañar esta tarde. Me quitan el teléfono". Estas fueron las últimas palabras que Gerardo Prager, último expulsado de la casa de Gran Hermano, conversó con el hasta entonces su representado Pablo Lechuga.
El novillero de San Martín de Valdeiglesias quiere pasar página, no entrar en polémicas y centrarse en la temporada que comenzará en el mes de marzo.
Lechuga cuenta con dos apoderados: Justiano Domínguez y Fernando Rivera, ambos ligados las últimas temporadas al matador de toros Sánchez Vara.
Fernando Rivera ha asegurado a Informativos Telecinco que ". Gerardo es muy listo y sabrá hasta donde llegar". esperamos que el personaje creado por Prager en Gran Hermano no salpique a Pablo
En palabras de Rivera, Pablo Lechuga firmó con ellos el pasado 11 de enero porque "la vida sigue, la temporada se empieza a cerrar y nadie puede esperar cuatro meses unas explicaciones".
Lechuga toreó durante la pasada temporada un total de 39 festejos en los que cortó 21 orejas. Además, hizo el paseo hasta en tres ocasiones en la plaza de toros de Las Ventas y también pisó el albero de la Real Maestranza de Sevilla.
El novillero madrileño espera que 2010 sea el año de su confirmación. Y para ello trabaja con la "máxima motivación".
Pablo Lechuga se mantiene al margen del espectáculo de Gerardo Prager. Sólo piensa en los toros, el 'show' se lo deja para otros.