Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estaciones sin parada

Nos detenemos en dos estaciones de metro fantasmas. De esas por las que los trenes circulan, pero nunca paran. Una en Madrid y la otra en Barcelona. La primera data de principios del siglo XX. Es la antigua estación de Chamberí. La inauguró Alfonso XIII y formó parte de la primera línea de metro que tuvo la capital. Se dejó de utilizar en 1966 porque se amplió el número de vagones y el largo de la vía se quedó pequeño. Trajo más cuenta dejar de utilizarla que invertir en su transformación.