Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eterno silencio en Pozoblanco

Testigo de la muerte. Pozoblanco quedó marcado por la cornada mortal a Paquirri. Han pasado 25 años desde aquel 26 de septiembre pero quienes vivieron esos dramáticos momentos en directo lo recuerdan como si fuese ayer.
Nadie puede olvidar en Pozoblanco el asiento que ocupaba aquella tarde. Más de cinco mil personas llenaban una plaza de fiesta para ver a Paquirri. Una celebración que se tiñó de luto con el cuarto toro del lote.
"Pasó por delante nuestra, nos pusimos en pie, iba con las manos puestas. Vimos como lo cogió" comentan aún hoy en día los vecinos de Pozoblanco.
Por aquel entonces Mateo era el encargado de la plaza. Todavía conserva el primer cartel de esta corrida donde no aparecía Avispado. Finalmente se cambió.
Ni siquiera vacía la plaza de Pozoblanco recupera hoy en día el silencio de aquella tarde, de aquellos minutos en los que la historia del toreo mostró su lado más duro en Pozoblanco.