Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evidencias científicas avalan que el modelo 'En mi casa' supone una mejora de la calidad de vida en mayores

La presidenta de la Fundación Pilares y experta en gerontología Pilar Rodríguez ha asegurado que hay evidencias científicas que el modelo 'En mi casa' puesto en marcha en Castilla y León para atención a personas mayores supone una mejora de la calidad de vida para los usuarios.
Rodríguez, experta en investigación social y planificación que ha colaborado con la Junta en la elaboración de este modelo, se ha expresado así en una rueda de prensa junto a la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, en el marco de una jornada sobre este modelo que ahora se trata de impulsar en la que han participado más de 300 expertos de centros de personas mayores de la Comunidad.
La presidenta de la Fundación Pilares ha calificado de "hito" el modelo de atención a personas mayores ante una situación en la que se tiene un "temor" ante la pérdida de control de la propia vida que supone para quienes tienen que acudir a una residencia, lo que provoca depresiones o muerte temprana, entre otras consecuencias.
Por eso, ha destacado las bondades de este modelo que, frente a que la residencia sea el lugar al que no se quiere ir, se vea como un hogar con alternativas donde la vida tiene "continuidad" y se respete la biografía de la persona, su dignidad y se le acompañe en el tiempo que le quede de vida, que tiene que ser "plena" y "satisfactoria".
Con ello, ha añadido Rodríguez, se trata de ir hacia la "calidad" en la atención a los mayores y ha asegurado que hay muchísimas experiencias científicas que demuestran que el modelo es bueno para las personas a las que se atiende, las familias pero también para los profesionales e incluso para el propio centro, que "se llena de vida" y es un lugar al que se quiere ir.
Pilar Rodríguez ha explicado que hay que partir del planteamiento de por qué no se quiere ir a una residencia y es que las personas consideran que son "sitios fríos", en las que las actividades no tienen sentido para ellos y la vida se queda "en la puerta".
Sin embargo, hay evidencias científicas que este modelo tiene resultados y los expertos sostienen que el impulso debe ser continuar el trabajo en favor de la calidad de las personas, es decir, que los resultados "justifican y garantizan la calidad de vida bienestar".
BENEFICIO PARA LAS FAMILIAS
A este respecto, ha señalado que los resultados también son buenos en las familias, que pasan de tener un sentimiento de culpabilidad que tratan de reducir con las visitas a la residencia para fiscalizar y ser adversarios del centro a ser "aliados" que son animados por este modelo a ir a participar en actividades, no sólo con su familiar, sino por los pequeños grupos de personas que conforman las "unidades de convivencia.
Por otro lado, la presidenta de la Fundación Pilares ha destacado la necesidad de buscar otras maneras de evaluar los efectos positivos de este modelo, que quizá tengan más que ver con la observación, cómo la mirada de es "completamente distinta" de las personas que están en un centro a otro y no tanto evaluar con métodos tomados del sistema sanitario sobre la capacidad formal de la persona (si camina o tiene deterioro cognitivo, por ejemplo).
Rodríguez ha incidido también en la importancia de que sea la Administración la que impulse este modelo, que en el caso de Castilla y León es la primera, con un consenso con el sector privado, y "abstraído" de la política porque mejora la calidad de vida.
La presidenta de la Fundación Pilares se ha expresado así momentos antes de la inauguración de la jornada 'Fundamentos del nuevo modelo de atención a personas mayores En mi casa', a la que han acudido más de 300 profesionales entre los que se encontraban directores de residencias públicas y privadas, personal técnico y profesionales de centros públicos y privados.
La consejera, quien ha recordado que el modelo se pilota con éxito en más de 100 centros residenciales, ha señalado la "oportunidad y utilidad" de la jornada con la que se pretende avanzar en la implantación del modelo y su extensión, para lo que se pondrá en marcha un plan de formación que pretende alcanzar a los cerca de 1.000 centros de atención a las personas mayores de toda la Comunidad y a unas 5.200 personas que trabajan en ellos.
FORMACIÓN
En concreto, se impartirán tres tipos de cursos, el de profesionales expertos en el modelo, para contar con una bolsa de ewstos expertos que puedan realizar tareas de acompañamiento a la implantación de unidades y verificación del de cumplimiento de los criterios y estándares para la acreditación de unidades.
La temática a abordar versará sobre la ética asistencial, los fundamentos del modelo, la atención personalizada desde la autonomía y los instrumentos y metodología de apoyo a la atención centrada en la persona, como son la historia de vida, el profesional de referencia y el proyecto de vida.
Por su parte, los cursos para directores y técnicos están orientados a sensibilizar y formar en el modelo a responsables de centros de mayores y técnicos implicados en la planificación y coordinación de la implantación del modelo. Estos cursos abarcarán los fundamentos del modelo, la introducción a la ética, los nuevos roles, las evidencias de mejora del bienestar y calidad de vida, la gestión del cambio o los instrumentos de apoyo a la atención centrada en la persona.
El tercero de los bloques de cursos es el dirigido a profesionales de atención directa, que están orientados a la capacitación de estos profesionales para el cuidado de la persona mayor basado en el apoyo a su autodeterminación. Las temáticas en este caso abordarán desde la ética y la nueva visión del cuidado profesional hasta las actividades cotidianas, el profesional de referencia, el proyecto de vida, la familia o la aplicación práctica del modelo.
Por último, también se pone en marcha formación en línea para facilitar formación básica en el nuevo modelo de atención a las personas mayores. Esta formación está abierta a cualquier profesional o ciudadano interesado y se dirige al conocimiento de los fundamentos del modelo y a sus principales elementos. Al mismo tiempo, y en colaboración con las universidades, está prevista la inclusión de contenidos formativos sobre el modelo en la formación académica reglada de alumnos de grado y máster.